Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio a María: "Eres una encantadora de serpientes"

María necesitaba tener una nueva cita con Antonio porque, aunque durante un tiempo fue la primera en el ranking de Antonio, ahora veía que se estaba estancando. En su cuarta cita, la pretendienta hizo todo lo que pudo para conseguir que su tronista recuperara la ilusión por ella, y lo consiguió cautivando al torero con su mirada y con su dulzura. Tronista y pretendiente empezaron de cero, volvieron a recuperar el feeling, pero faltaba algo entre ellos: la 'chispa'.
Antonio fue sincero desde que llegó al chill-out donde lo estaba esperando María: "Yo creo que hemos cometido varios errores. Los dos desde el primer día cogimos y nos comprometimos demasiado, fuimos muy rápidos. Lo que tenemos que hacer es empezar de nuevo". La pretendienta estaba de acuerdo con su tronista, sobretodo porque necesitaba volver a sentir que era importante para el torero.
María también se sinceró: "Estoy un poco enfadadilla porque me hubiera gustado que me hubieras puesto algo que saliera de ti". A lo que se refería la pretendienta era a las dedicatorias que el tronsita dedicó a cada una de sus chicas, y en concreto a la suya, que decía: "Una noche muy bonita en tus ojos me miré, fue tan linda tu mirada que de ti me enamoré". Antonio le explicó a María que eso era lo que sentía en ese momento, y que si utilizó esa frase fue porque una de las cosas que más le llamó la atención de ella fueron sus ojos, y añadió: "Ahora mismo me estoy viendo en tus ojos".
Poco a poco la complicidad entre ellos aumentaba, tanto que María no se pudo reprimir y le dijo: "Yo soy sensible, y claro, veo citas o te veo con Luz, que se te cae la baba, y lógicamente me duele". El torero quiso que su pretendienta no se preocupara por eso, y le hizo una petición: "Quiero que luches con todas tus fuerzas porque me pareces una chica super dulce, equilibrada, buena. Pero no quiero que seas solo eso". María sabía que Antonio necesiba mucho más de ella, por eso no dudó en dejarle claro que ella tenía muchas más cosas que mostrarle de su personalidad. El tronista quería que María estuviera relajada y a gusto junto a él, por eso le propuso un brindis muy especial: "Porque triunfe el amor".
La mirada de la pretendienta traía loco a Antonio : "Me encandilas, eres una encantadora de serpientes". La pretendienta se sonrojó y Antonio continuó: "Es tu forma de ser, tu sonrisa, tus palabras... Me coges y me encandilas, si nos dejaran estar un rato más yo creo que estaba hipnotizado". La pretendienta se quedó encantada al escuchar estas bonitas palabras, y casi no supo ni qué decirle a su tronista: "¡Qué mono! Echaba de menos estar así contigo". Antes de despedirse, María le pidió a Antonio que la abrazara, porque necesitaba sentirlo cerca. El tronista no lo dudó y la abrazó encantado.
Tras la cita, Antonio confesó que María le había gustado desde el primer momento que la vio y para él era muy importante ver que la chica se estaba esforzando muchísimo para conquistarlo, pero veía que aún faltaba algo: "No voy a poder decidir hasta que ella no se muestre con naturalidad". María lo tenía claro: "Yo quiero luchar por él, porque me encanta", pero no podía evitar ponerse celosa cuando lo veía con otras pretendientas, sobretodo cuando lo veía con Luz.
Ya en plató, la pretendienta confesó que salío muy contenta de la cita porque necesitaba poder empezar de cero otra vez con Antonio y quiso dejar claro que, a partir de ese momento, iba a decir todo lo que se le pasara por la cabeza sin ningún tipo de miedo. Por eso, sin dudarlo le dijo a su tronista: "Me ha encantado la cita de Carmen, pero no me he puesto celosa porque yo sé que me pongo mi bikini, me meto con él en el jacuzzi y pasa más o menos lo mismo". Pipi, quiso dar su opinión, y le dijo a María que más que empezar de cero con Antonio había pasado a ser un cero a la izquierda. Ella le contestó que respetaba su opinión pero que lo que realmente le importaba era lo que pensara Antonio, quien dijo que la chica le gustaba pero que necesitaba que intentara que entre ellos surgiera una 'chispa'.