Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "Con María no hay nada, no hay magia, no hay chispa"

La relación de Antonio y María empezó muy bien, y de hecho, avanzó más rápido de lo normal. Pero, poco a poco, todo se fue desinflando. Su quinta cita, que tuvo lugar en un jacuzzi, fue algo fría y distante. Ambos echaron en falta la pasión y la magia, y entre unas cosas y otras a Antonio le surgieron muchas dudas. Esta situación fue el desencadenante perfecto para que el tronista pudiera hablar con la pretendienta y confesarle que no veía en ella más que una amistad, por lo que le pidió que se marchara.
La cita del torero con Carmen fue una auténtico precedente, por eso Antonio quiso llevar también a María al jacuzzi, aunque ambas citas no tienen nada que ver. María quiso piropear a su tronista y no dudó en decirle que estaba mucho mejor sin camiseta, incluso, entre bromas le propuso ir sin camiseta al programa. Sin embargo, a pesar de los piropos, la cosa estaba paradita, lpor lo que a pretendienta le propuso a Antonio que le diera un masaje.
El tronista, que al principio estaba un poquito reticente porque según él no sabía, al final, aceptó. María le comentó que lo hacía muy bien: "Sí que sabes, lo haces muy bien, pero bueno a mí mientras me toquen, ya sean caricias o algo, a mí me da igual". Después del masaje, pasaron a los juegos de agua, donde la pretendienta aprovechó la situación para decirle al tronista: "Luego si me ahogo me haces el boca a boca". Antonio le comentó a María que estaba muy a gusto con ella. La pretendienta le dijo lo mismo, pero le añadió: "Yo sabía que si tenía una cita así contigo habría más contacto, pero tampoco voy a ir de 'comehombres' porque yo no soy así", le decía.
La pretendienta le explicó que era muy juguetona pero "También me gusta que sea el chico, un poco, el que intente conquistarme a mí". Antes de que terminara el encuentro, María le pidio a su tronista que le diera un beso, pero Antonio no hizo lo que ella esperaba, ya que la besó en la frente: "¡Uy! En la frente en plan paternal no, aunque sea en la cara por lo menos, pero no en la frente", le dijo la pretendienta. Para solucionarlo, se dieron un cariñoso abrazo.
Tras la cita, Antonio comentó que se había sentido muy bien, "Con María es difícil sentirse mal", aunque reconocía que no había tenido nada que ver con la cita que tuvo con Carmen. María, no estaba del todo contenta: "No me he sentido mal pero ha sido muy relax", y según ella, creía que había sido así porque no le había dado lo que Antonio buscaba.
Antonio tiene dudas sobre María
El tronista tenía varias dudas sobre la pretendienta, por eso no dudó en sentarse con ella en la mesa camilla y preguntarle si tenía relación con alguno de los chicos o chicas que habían pasado por el programa. María le contestó que sí, y le explicó que tenía relación con varias personas a traves de varias redes sociales. Antonio fue más allá: "Te voy a contar un caso: a Nacho, el chico que se ha ido con Jenni, le mandaste un mensaje via Tuenti para que te agregara, ¿no?, y luego le pediste el teléfono".
La pretendienta le contestó que ella lo agregó pero que y le aseguró que no había habido ningún tipo de tonteo entre ellos y que nunca habían hablado, incluso le dijo que se lo podía demostrar. Estas palabras no convencieron al tronista, que aseguró: "No quiero que me lo demuestres, solo quiero que llamen a Jenni y a Nacho, porque estuve hablando ayer con ellos y me han dicho que has llamado a Nacho hasta tres veces". La pretendiente seguía diciendo lo mismo: "Te juro que yo nunca he llamado a Nacho". fue Nacho quien le pidió el teléfono,
Antonio comentó que cuando hablón con Jenni y con Nacho, y les dijo que iba a contarlo en el programa, éste le dijo que no dijera su nombre, pero el torero le dijo que eso era algo inevitable. Esto vino muy bien a María que alegó que si no quería que saliera su nombre era porque no decía la verdad. Aunque el programa decidió llamar a Jenni y Nacho, ninguno de los dos cogieron el teléfono, algo que también utilizó María para volver a repetir nunca había hablado con él y no que no tenía nada que ocultar.
Virginia le comentó a Antonio que le daba la sensación de que había sacado esa historia para poder quitarse de encima a María, algo que la pretendiente también veía venir. Para aclarar el tema, el tronista comentó: "Yo me llevo muy bien con María en el aspecto de que en las citas tenemos muy buena conexión, pero esa conexión se ha estancado y es simplemente de amistad. No hay nada más no hay magia, no hay chispa. Entonces no quiero ponerle excusas, simplemente saldar un malentendido que me pide Jenni".
La pretendienta dijo que ella también se había dado cuenta de lo mismo: "Yo también he perdido la ilusión". Algo que a Antonio no le sentó muy bien: "No me creo que la semana pasada estuvieras enamoradísima y ahora estés así". Y así, con un poco de tensión, el torero decidió que lo mejor era que María se fuese.