Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "Quiero que se quede"

La entrada de Carmen fue algo polémica, tanto que su presencia destató la ira de muchos de los presentes como Tamara y Rafa, pero sobretodo la de Miriam. Esta situación hizo que Antonio se quedara totalmente descolocado, pero aún así, quiso darle a la pretendienta la oportunidad de quedarse y de poder conocerla mejor. Tras la cita, el tronista lo tuvo más claro y ya en plató, le dijo a Carmen que quería que se quedara.
La entrada de Carmen trajo mucha cola. La gran bronca que se originó entre la pretendienta y Miriam dejó a Antonio descolocado, aún así, quiso que la extremeña se quedara y le dio una cita para poder aclarar todo lo sucedido. Carmen, fue muy clara desde el pricipio, le confesó al tronista que se sintió muy atacada y le aseguró: "No voy a dejar que nadie me humille ni me ataque. Entonces he hecho lo que tenía que hacer, defenderme".
Dicho esto, Antonio quiso zanjar el tema para poder centrarse en ellos mismos y poder conocerse mejor. Para hacerlo, el tronista le preguntó a la pretendienta qué era lo mejor que le había pasado en la vida, y ella le contestó: "Lo más bonito es, simplemente, tener la familia que tengo. Tener los padres que tengo, que son maravillosos, porque ¿qué te hace más feliz que la familia?". Antonio que era un chico muy familiar, se quedó encantadísimo con esta respuesta. Carmen, muy directa, le preguntó al tronista: "¿Cómo un hombre como tú eres, que eres guapo, es que no lo entiendo, tú no puedes tener a la mujer que quieres?". La contestación de Antonio no pudo ser más clara: "Si la tuviera no estaría aquí en el programa. Yo estaba esperando que la mujer de mi vida tocara a mi puerta y eso no sucede".
Una vez dichos los cumplidos, Carmen fue al grano: "¿Tú quieres que yo esté aquí?". Antonio, sincero y franco, como siempre le dijo que no lo sabía, no estaba seguro, y se lo quiso explicar: "Después de la que se ha armado en el programa, no sé qué pensar". La pretendienta le dijo que ella estaba de vuelta de todo, y que no quería perder el tiempo, por eso si el quería que ella continuara en el programa ella lo haría encantada pero no quería estar por estar.
El tronista, simplemente, le contestó: "Yo quiero que tú tengas las cosas claras, de que has venido al programa a conocerme a mí y que si eso conlleva el luchar en situaciones extremas como ha sido el caso, yo creo que tienes las fuerzas para hacerlo", le dijo antes de despedirse de ella.
Tras la cita, Antonio fue consciente de que Carmen tenía muchas tablas y de que estaba muy suelta delante de las cámara, pero lo que le sorprendió fue: "Que haya querido comprometerme a que yo le diga que quiero que se quede". Y aseguró: "Que no se equivoque porque no es, ahora mismo, una chica que me llame la atención tanto como para que yo le diga que se quede en el programa". Para Carmen, este encuentro había "Compensado lo que ha sucedido en plató". La pretendienta tenía claro que no tenía nada de lo que avergonzarse en su vida, por eso, "Estoy dispuesta a luchar a tope".
Ya en plató, Antonio quiso aclarar que aunque en la cita no tenía muy claro si quería que Carmen se quedara o no, ahora ya lo sabía: "Quiero que se quede". Explicó que en la cita todavía tenía muy reciente la bronca que la pretendienta protagonizó y que por eso estaba más reticiente, pero quería darle una oportunidad para poder conocerla, y terminó diciendo: "Carmen ha venido con la intención de que yo me enamore de ella, pero de lo que no se da cuenta es de que ella se va a enamorar de mí".