Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "Sinceramente creo que no va a ir a ningún lado el tema"

La cita tuvo lugar en un gimnasio, donde pretendienta y tronista se enfundaron los guantes de boxeo dispuestos a liberar tensiones contra un saco. Pero las tensiones no se fueron, si no que aumentaron de nivel dando lugar a una cita sin chispa, sin conexiones, por lo que la primera cita entre Antonio y Nicole ha terminado por ser la última. Ni el feeling ni la conversación fluyeron entre ambos, así que el tronista ha decidido ser sincero, y ha querido decirle a Nicole que no había química ni pensaba que la fuera a haber.
"Has tardado mucho", le decía Nicole al comienzo de la cita. Y tras un rato divagando sobre que a ella no la mira, al tronista le descolocó, y le respondió diciéndole que "creo que no nos entendemos bien".
 
"Te veo más pendiente de que tengamos una cita más , a centrarte en esta", le decía Antonio, mientras intentaba hacerle entender a Nicole que él lo que quería era pasarlo bien, y en esa cita no lo estaba haciendo.
 
Tras la cita las primeras impresiones de Antonio eran un rotundo: "No ha habido química", mientras que la pretendienta decía que le había "sentido distanciado".
 
Ya en plató el tronista seguía argumentando su primera impresión, diciendo que no había ninguna conexión y que la cita había sido aburrida. Nicole trataba de justificarse diciendo que "era muy tarde ya", como si ese fuera el motivo de una cita tan vacía.
 
"No me lo pasé bien, no hablamos de nada, no teníamos conversación ninguna", proseguía diciendo Antonio. Y la pretendienta trató de amainar ese sentimiento en el tronista dándole un regalo, pero esto no ablandó a Antonio a la hora de ser sincero y quiso hacerle ver a la pretendienta que lo suyo no iba a ningún lado y que no había química. Nicole trató de volver a decirle que era muy tarde, y proseguía excusandose diciendo que sólo era una cita, que aún no se conocían. Pero la decisión estaba tomada, y Nicole abandonó su silla de pretendienta.