Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio a Veronica: "Lo siento, soy un superficial y no me atraes físicamente"

"Tengo muchos defectos, y uno de ellos es que soy muy superficial", remataba el torero, obnubilado por los focos, los tintes rubios y las botas de tacón. Con ello, sin darse cuenta quizás, se dejaba a así mismo a la altura de Rafa, su enemigo declarado en el trono, quien ya había admitido anteriormente la misma genial característica.
Antes había intentado decir con tacto lo mismo (legítimo al fin y al cabo: es innegable el papel que juega la atracción física en el amor). Y lo había conseguido después de un circunloquio de cinco minutos. A la chica le estaba quedando claro el mensaje.
Madre coraje
Vero, con 25 años y "mucha experiencia" a sus espaldas, le explicaba cosas de sí misma para ver si así surgía la chispa. Tiene una niña de 6 años y quiere "un hombre con la cabeza en su sitio y las cosas claras", es decir, el mismo discurso estructural que el torero ha repetido una y otra vez de sí mismo desde el comienzo de su reinado en el programa.
También probó la joven los piropos directos. "Has sido el mejor cronista que hemos tenido desde el principio y me gustaría que me diera la oportunidad de poder conquistarle", pedía. "No tenía valor, pero decidí lanzarme porque te vi muy maduro", seguía. Él respondía calificándose a si mismo: "Mi lema es que la vida es para los valientes".
Su argumento
Una conversación de ida y vuelta que acababa con un argumento anunciado en círculos: "Me cuesta trabajo decirte esto, pero la atracción física es importante para mi. Una chica que me guste físicamente, el conjunto entre el interior y el exterior, quiero decir, es la que me robará el corazón. No me gustaría hacerte perder el tiempo ni herirte en el futuro. No te veo que puedas ser la pretendienta que busco y creo que es mejor cortarlo desde el principio".
Vero, ya resignada, no podía sino asumir el veredicto: "Me siento un poco desilusionada, pero tampoco puedo hacer nada más. Si para él es importante el físico no puedo hacer nada, pero no debería fijarse tanto en eso".