Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio cumple su objetivo

Rebeka llegó con la intención de conquistar a Rafa, pero antes de que pudiera siquiera intentarlo Antonio la tentó a cambiar de bando. La duda de la chica hizo que el valenciano la expulsara, dejando el camino libre a su compañero quien no dudó en ofrecerle una cita. Aunque no estaba muy decidida, al final Rebeka aceptó, y qué mejor para una primera cita que compartir una de sus aficiones comunes: los caballos.
Tras demostrar sus dotes como jinetes , uno de los puntos comunes que tenían Antonio y Rebeka, el tronista le aseguró a la chica que "Yo no quería que te sintieras mal", y le explicó que si se había interesando en ella había sido porque "Desde el primer día que te ví me gustaste bastante y, por eso, quise ofrecerte el que me conocieras". Rebeka le comentó que ella también se había fijado en él, pero dado que estaba ahí para conocer a Rafa, no podía cambiarse de bando sin haber tenido, por lo menos, una cita con él.
"Se nota que te gustan los animales y los caballos , y la verdad, eso es algo que yo aprecio mucho", le confesó la pretendienta. El tronista, como buen torero, le aseguró que le encantaban los animales y la naturaleza. Pero no todo iba a ser bonito, el tronista le preguntó su opinión sobre los toros y Rebeka lo tenía bastante claro: "A mí, personalmente, no me gustan los toros, no la fiesta en sí, lo que no me gusta es que se haga daño al animal".
Al ver que sus puntos de vista taurinos eran bastantes diferentes, : "Tienes una ojos preciosos" y aconsejándola que, con los ojazos que, según él, tenía, no debería ponerse lentillas y para poder lucirlos al natural. Aún con la estrategia del piropo, , y volvió a ella, pero para bien: "Aunque no me guste que se maltrate al animal, sí que reconozco que torear es un gran arte". Antonio prefirió cambiar de tema piropeando a su pretendienta Rebeka no se había olvidado de la conversación
Antonio se quedó encantado y agradeció las palabras de la chica ofreciéndole una silla como pretendienta: "Me encantas y me gustaría que te sentaras conmigo". Ella, aunque no le aseguró nada, le contestó "Por este ratito que he podido compartir contigo, me ha gustado como eres como persona".
Tras la cita, Antonio se mostró encantado, "Yo creo que Rebeka es una chica muy flamenca, muy campera y eso me gusta". Rebeka también había estado muy cómoda junto a Antonio, sobretodo porque "Compartimos bastantes aficiones, y eso es algo que valoro bastante", por eso, finalmente, aseguró que "Me gustaría conocerle un poquito más".