Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "A lo mejor, el tratamiento eres tú"

Cuando se conocieron en plató, Antonio y María estuvieron de acuerdo en afirmar que ambos se habían llevado una grata impresión sin embargo, nadie podía imaginar que en su primera cita surgiera la magia y llegaran a tratar el tema de la maternidad.
Tengo muy desarrollado el instinto maternal
Yo quiero ser padre cuanto antes
  
 
 
 
 
Parecía que los jóvenes estaban protagonizando su décima cita en lugar de su primera pero, es que cuando fluye la magia es muy difícil detenerse. Antonio quiso saber más sobre las relaciones que había tenido su pretendienta y se encontró con una actitud muy similar a la suya. Ambos están dispuesto a encontrar a una persona con la que compartir su vida: "Cuando se me cruce una persona yo lo voy a saber muy rápido. Y de ti, me causas muy, muy, muy buena impresión". Toda una declaración de intenciones en tan sólo 15 minutos.
Metidos de lleno en una ronda de piropos y halagos, Antonio se interesó por la profesión de María y sacó de nuevo el capote: "¿Eres psicóloga? A lo mejor, mi tratamiento eres tú". Unas palabras que consiguieron sacar los colores de la chica. Pero, la cosa no se quedó ahí y el amor verdadero salió a relucir y tronista y pretendiente llegaron casi a imaginarse de abuelitos frente al televisor.
Sin embargo, entre tanta palabra bonita era inevitable que saliera a relucir el nombre de David. María intentó pasar palabra lo mejor posible: "En ti he visto lo que le faltaba a él".
El tiempo se pasó demasiado rápido ante tanto buen rollo y Antonio le pidió que tuviera una nueva cita para seguir conociéndose. Nada más separarse, el matador aseguró que era la cita y la chica que más le había gustado hasta el momento. Una reacción muy similar a la de María, quien no podía dejar de sonreír.
Ya en plató, Miriam y Pipi se tomaron a broma la conversación de la maternidad y se montaron un paritorio improvisado para enseñar a María a respirar en el parto. Una situación muy cómica que hizo gracia a todo el mundo menos a Antonio. El torero se levantó y salvó a su pretendienta de una situación que para él estaba resultando comprometida.