Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "Yo no me veo como tu pareja”

Laura y Antonio pasearon en esta primera cita entre las vacas de la ‘Cow Parade’ que invade estos días Madrid. Fue una cita tranquila, llena de un feeling que el tronista denominaría como de “amistad”. Y es que después de que la pretendienta le confesara que tiene una hija, el tronista se quedó algo descolocado y sus comentarios en plató desencadenarían con el abandono de Laura.
Laura no quiso perder el tiempo en ocultarle nada al tronista, y desde el primer momento le confesó: "Tengo una peque. Tiene 4 añitos y medio". El tronista no pudo evitar reaccionar, y ante eso Laura le decía: "Me ha hecho gracia tu cara porque ha sido como de sorpresa, pero has sonreído, y eso me ha gustado, porque me ha dado a entender que te gustan los niños".
Antonio no quiso que la pretendienta se tomara su reacción como si estuviese afirmando que le encantan los niños, y ponía freno diciendo: "Me siento muy infantil aún como para tener la responsabilidad de ser padre".
 
Laura le aclaraba al tronista que "tiene un padre que la adora, y quiero que te quede muy claro que no busco un padre para mi hija, busco una pareja para mi", para no dejar lugar a dudas. Antonio ante esta fuerte afirmación sólo le salió decir: "Eres una tía guay".
 
Tras la cita ambos exponían sus opiniones sobre el otro, Antonio decía "la chica es la leche, la veo tan madura, tan mujer, que me da miedo convertirme en "tan hombre" tan rápido". Y Laura se deshacía en halagos hacia el tronista: "Me encanta, es muy interesante y es muy dulce".
 
En plató las opiniones señalaban al tronista como poco sincero
 
Virginia opinaba que el tronista se había ido super indiferente, pero también le decía a Laura que "le estás dando mucha más importancia a que tengas una hija, igual por eso se lleva un aspecto negativo".
 
Miriam era mucho más directa, y le decía que "cuando le ha dado un beso ni la ha mirado la cara, le ha dicho que le a va presentar a su mejor amigo, como quitándosela de encima". Y además añadía que es mentiroso por parte de Antonio decir que le ha encantado.
 
Antonio se defendía diciendo que "no se plasma lo que realmente vivimos", que "fue un contacto de un buen rollo súper divertido". Y tras esto comenzaba a dejar claro que no se veía como una pareja con Laura, "bajo mi punto de vista la sensación de llegar a una pareja no es así, porque yo la he visto tan segura de todo, con una vida tan estructurada, unas metas tan definidas, que me ha asustado", aseguraba el tronista.
 
Laura se mantenía aún indiferente, y ante todo quería dejar claro que para ella lo que importaba era lo que él le había transmitido en la cita, "y me fui al hotel muy muy muy contenta", afirmaba.
 
Vicente también quiso dar su punto de vista ante esta situación, y le decía al tronista: "No te veo capacitado para serle sincero y decirle que realmente no te gusta".
 
Antonio le decía que podía entender que pueda llegar a esa conclusión, pero que a él le resultaba "muy difícil dejar de conocer más a una persona cuando hay muy buen rollo". Y después volvía a dejar claro que no encajaba con ella como pareja: "Yo las sensaciones que he tenido de amistad han sido excepcionales, en cuanto a relación de pareja he ido con más miedo, porque no me veo en ese tipo de vida".
 
Pipi también pensaba que Antonio no había sido sincero, que sólo había tratado de ser "políticamente muy correcto con Laura", pero que realmente pensaba que no la ve como su pareja. Miriam además le decía a Antonio que "por el despecho que has tenido con tu pareja, te estás volviendo muy exigente".
 
Antonio sin embargo no tiraba una lanza a favor de una posible futura relación, y reiteraba que "es un feeling de amistad". La consejera del amor, Miriam, preguntándole indignada: "¿Para qué va a perder el tiempo?".
 
Maribel, de entre el público, le decía al tronista que "te escudas en decir que eres un niño para no decirle a una señora que no te gusta. Tienes una mujer como la copa de un pino. Deberías darle otra cita porque te va ayudar a crecer". Antonio se defendía, y le explicaba que "yo no me escudo en ser un niño. Tengo claro que siempre voy a tener mis momentos infantiles porque me encantan".
 
Laura decide abandonar su silla de pretendienta
 
Laura, en el medio de tanta opinión, le decía a Antonio: "Si quieres que me vaya dímelo ya. La única opinión que me importa es la tuya".
 
Antonio se dio cuenta de que no podía evitarlo más, y que había llegado el momento de ser sincero con ella: "Desde el día que estuvimos en la cita, yo he estado pensando. Hay muy buenas sensaciones pero también muchos miedos. Yo no me veo como tu pareja".
 
Y tras esta dura afirmación, Laura tomaba una determinación y decía: "después de lo que me acaba de decir creo que yo me voy a ir". La pretendienta demostró tener las cosas muy claras, y le decía que si esas fueron sus sensaciones, "entonces yo aquí dejo de perder el tiempo". Antonio se mostró de acuerdo con la decisión de la pretendienta, y con un: "Lo respeto, yo haría lo mismo", se despidieron con dos besos y Laura dejó vacía su silla de pretendienta.