Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Astry cae rendida a los pies del italiano

Tras hacerle un sensual baile en vivo y en directo, Astry eligió cita con el italiano Manu, a quien se refirió como 'mi chico'. Más tarde, el pretendiente sorprendía a Astry en un karaoke cantando 'Rayando el sol' sólo para ella. La cara de la tronista dejaba ver sus sentimientos y lo a gusto que se encuentra con él.
Parece que las palabras deLuismi en su última cita le llegaron muy profundo a la cuabana, por lo que le pregunta a Manu si "¿Crees que estoy actuando?" El pretendiente asegura con sinceridad que "No, para mí tú tienes un carácter bastante tranquilo, por ahora yo confío en ti y espero que tú confíes en mí".
La calidez y tranquilidad inundaba un escenario en el que tronista y pretendiente congeniaron a las mil maravillas. "Te he cogido hoy para estar tranquilita porque contigo me siento bien" confiesa Astry. Por un minuto, la tronista dejó ver su enfado, pero no con el italiano, sino con aquéllos que "dicen que tengo que darles más citas". Además, señala que "Yo te cogería a ti un día y otro día y otro día", aunque "Bueno yo ya lo he dejado claro, hago lo que me da la gana y nadie me tiene que decir a quién cojo y a quién no cojo".
El italiano no quiere que ninguno de sus compañeros engañe a Astry y le aconseja que "Si yo fuera tú me metería en el 'Facebook' y miraría", porque "Tú pones el nombre y te salen todos, si te acepta bien, y si no te acepta, tiene algo que esconderte".
Al final de la cita, la cubana deja caer indirectamente una pregunta que le quita el sueño: "Todavía está la pregunta pendiente, pero bueno, ya la pensaremos. Tú vives allí, to vivo aquí..." Pero Manu es avispado en su respuesta y señala que "Esto lo estoy pensando y bueno, por amor se hace de todo".
Parece ser que el italiano está coladito por Astry, ya que sus caras en plató y en las citas lo dicen todo. El pretendiente cree que tiene posibilidades con ella y "La veo tranquila conmigo y me gusta porque la siento bastante cerca".
Al final de la cita, Astry reconoce entre risas que "El chico está clarísimo que me atrae. Hemos hablado súper poco, pero me voy más que tranquila".
En plató todos se mueren por saber qué es lo que le da Manu a Astry para haber caído rendida a sus pies y explica que "Mucha tranquilidad, la verdad es que cada vez que quedo con él, pienso que no voy a ir a pelear. Me he mostrado cómo soy yo, porque yo en mi casa soy una persona súper tranquila". Y es que el italiano hipnotiza a Astry cada vez que habla y la deja casi sin palabras.
Sin embargo, no todos creen en estos sentimientos que afloran y Vicente señala que "Sigo pensando que conél no tiene nada que hacer, porque al final de la cita vuelven a incidir en el tema de la distancia" y añade que "Ella ni se cree que alguno de ellos le pudiera llegar a gustar, pero si que está empezando a sentir". Astry se justifica ante su amigo y "Hago incapié en el tema de la distancia por saber cómo opina él, por saber si somos capaces de dar todo lo que hay que dar".
Cuando Astry y estaban juntos, también se creaba esta magia y afloraban las emociones. Astry no sabe qué le ocurre con el argentino pero está segura de que "Es como si ya lo hubiera conocido". Fausto
Manuel, por su parte, no tiene ningún temor ni ve como rivales a Manu y a Fausto. Además, el gaditano rompe el momento de dulzura del programa porque cree que "Siento aguar la fiesta, pero lo único que veo es que a ella lo único que le gusta es su acento. Ella a la larga se irá dando cuenta de cómo es su carácter y su manera de ser". Esta opinión hace reaccionar a la cubana que le grita que "¡A ver si te crees que yo soy tonta!".
Finalmente, Astry sentencia que "Me siento bien con el chico y punto". Y que nadie la lleve la contraria, porque lo que tiene con el italiano parece el comienzo de algo muy bonito.