Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Astry: "He congeniado muy bien contigo"

Jugando al minigolf, Astry le decía a Ángel que siente que ha congeniado con él, que se siente muy bien a su lado ya que podría darle la tranquilidad que necesita. Sin embargo, pronto la tronista apreció una actitud distinta en Ángel, un comportamiento que definió como "pasota", y es que la cita no acabó como ellos esperaba.
En su segunda cita, Astry y Ángel eligieron un minigolf y, una vez más, Ángel fue tan caballeroso como siempre y enseñó a su tronista sus trucos.
Al tratarse del segundo encuentro, Astry le explicaba que cuando le escogió de nuevo "algunos me miraron con mala cara" pero la tronista parece indiferente ya que "contigo he congeniado y me siento muy a gusto", quizá sea porque Astry necesita uan persona a su lado no sólo con la que divertirse, sino también "que me de mucho tranquilidad", algo que Ángel, según le respondía, está dispuesto a darle.
La tronista nota entres sus pretendientes cierto "temor" ya que todos parecen indiferentes a las polémicas surgidas en plató, "parece que no hablan porque si lo hacen creen que me voy a poner como me pongo". Sin embargo, Ángel quiere diferenciarse en su actitud asegurando que "yo no hablo, pero si voy en contra de ti no te lo voy a decir".
Los patucos, el anillo... Ángel tiene detalles que encantan an Astry porque "los haces con sentimiento" y aseguraba que tenía los patucos sobre la mesa al lado de su cama lo que sorprendía a Ángel.
Sin embargo, la alegría duró poco ya que Astry notó una actitud inesperada en su pretendiente, un comportamiento que calificó como "pasota". Pero Ángel supo reaccionar a tiempo y se interesaba por una de las aficiones de su tronista: viajar... y proponía que, ya que le gustaba recorrer el mundo, podría celebrar su luna de miel en Italia, lo que arrancó una sonrisa a Astry.
Finalmente, ella se despedía diciéndole que "poquito a poco" pero, le advirtió "no me tomes el pelo".
Ya en plató, ambos se mostraban un tanto desilusionados con la cita mantenida. Para Astry, se debía a que Ángel temeroso pero él lo negaba y para compensar los aspectos negativos de la cita llevó un especial regalo: un retrato de Astry con su madre, lo que casi consiguió arrancar las lágrimas de la tronista.