Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blanca a Carlos: "Quiero saber si estás ilusionado o si ya te has venido a abajo"

Después de las imnuberables polémicas que han rodeado a la amistad y posterior relación en el programa entre Blanca y Carlos, el pretendiente afronta cada día algo cabizbajo. Apenas participa en las conversaciones e intenta pasar desapercibido. Por ello, Emma le pedía que expresara sus sentimiento y se quitara la coraza.
Animado por la presentadora, el pretendiente afirmaba que su tristeza se debe a que la relación con Blanca "está en punto muerto". Al comienzo, ambos tenían una relación de amistad que podría haber ido a más, pero ahora los rumores y los demás competidores están haciendo muy díficil que Blanca recupera la confianza en él. Blanca y Carlos, cara a cara.
Blanca y Carlos hablan hablan de su situación
Invitados por la presentadora, tronista y pretendiente se sentaban en la mesa del medio del plató para sincerarse frente a frente. Emma le preguntaba a Carlos por sus dudas, aunque él afirmaba que dudas no tiene, pues sabe muy bien que no está en un buen momento con Blanca.
La tronista, algo indignada por la actitud de Carlos, señalaba que: "Yo siempre he dicho que soy la tronista, pero que necesito pretendientes que quieran venir conquistarme", refiriéndose a que la ilusión es lo base de todo, y que si Carlos la ha perdido, lo entiende porque a todo el mundo le ocurre. Además, declaraba con rotundidad que Carlos ha dado diez pasos hacia atrás en su relación.
El pretendiente también opinaba igual y señalaba que según está posicionada Blanca con los demás chicos, él lo tiene muy díficil. Carlos afirmaba que todas las historias que han salido sobre él son el motivo de la tensa situación entre ambos, pero lo que le duele realmente es que sean mentiras, porque: "Yo el programa me lo tomo muy en serio. Yo no soy de relaciones de un mes y dejarlo, yo busco una mujer, y para hacer el tonto me quedo en casa. Veo los problemas ajenos y cómo avanzan los demás y no sé en qué punto estás tú", decía mirando a los ojos a Blanca.
Ella, volvía a repetir su relación ha retrocedido, aunque lo veía como una pareja para tener una relación estable, pero le dejaba claro que por él, no va a dejar a los demás estancados y que su actitud era aprovechada por sus compañeros, algo normal. "Pero lo que quiero saber si quieres seguir, si estás iluisionado, si tienes ganas o si ya te has venido a abajo", le preguntaba una Blanca harta de que Carlos se preocupe más por los rumores que por ella.
Los ganchos contra Carlos
"Yo vine ilusionada y no vine con una amistad. Vine porque pensé que de verdad podría surgir algo y eso es lo que me da rabia", señalaba Blanca tras escuchar el comentario de Tamara de que entre ambos no va a surgir nada. Mientras que Carlos contestaba lo siguiente: "Yo no me he ido por eso, porque lo que quiero es a ella".
Maribel era la siguiente en opinar que mantenía lo del pacto entre ambos , aunque dejaba a Blanca fuera porque es una persona más "íntegra" que Carlos, quien no ha venido a conquistar a Blanca, porque su verdadera intención es ocupar el trono, según ella. "Tenle como amigo, como pareja ni se te ocurra salir con él", le aconsejaba a Blanca.
Pero, Maribel atacaba aún más aCarlos, señalando que tiene que dejar de salir tanto de fiesta y estar más pendiente de conquistar a su tronista, porque según la gancho cuando el pretendiente está en Madrid sale todas las noches. Esto produjo un momento muy tenso cuando Blanca pedía a Carlos que le contara lo que hace por las noches. Pero, negaba rotundamente las acusaciones y se enfadaba por momentos, afirmando que todo es mentira.
Carlos, dolido por los rumores
El pretendiente también se desahogaba diciendo que lleva mucho tiempo intentando desconectar porque le duele mucho que participe en el programa para encontrar el amor y que las personas, a base de rumores, le hagan daño. Como en ese momento estaba haciendo Maribel: "Lo único que están haciendo en vez de asesorar, es destrozar", señalaba algo enfadado Carlos.
Aunque a la tronista extremeña los rumores no le importan tanto como la actitud de su pretendiente, ya que según ella no demustra luchar para conquistarla. Algo que también señalaba Miriam, echando más leña al fuego, al contar que la postal que en el programa anterior Blanca regaló a Carlos, al igual que a los demás pretendientes, se la dejó en el plató, marchándose sin ella.
La asesora del amor recogió la postal para así tener "una prueba de cómo Carlos pasa de Blanca". Lógicamente, la cara de Blanca era todo un poema y el pretendiente lo justificaba por el enfando con el que se fue de ese programa por la acusación de Maribel del pacto entre tronista y pretendiente. Ante tal situación, Blanca decía lo que realmente sentía: "A mi lo que más pena de ma de esto es que yo creo que he estado poniendo tanto en esto y no he estado recibiendo nada. Me duele y eso si que no me lo esperaba porque yo si que no me olvido de ningún regalo de ellos, seguro".
Pero, Carlos afirmaba que no sólo se olvidó de la tarjeta, sino de otras cosas personales, ya que es lo que le sucede normalmente cuando sale enfadado del programa, incluso hasta llorando, ya que "me lo tomo muy en serio", según sus palabras. Para poner una nota de humor entre tanta tensión, aparecía Miriam con una escoba para que Carlos limpiara el chiringuito como castigo por 'pasar' de Blanca.