Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blanca: "Creo que lo mejor es que seamos amigos"

"He estado bastante limitado y no he podido tener una cita como Blanca se hubiése merecido ". Estas eran las primeras palabras de un Carlos pensativo que esperaba con impaciencia a su tronista con dos copas de vino en las manos en una habitación de un hotel, iluminada con velas.
"Sé que se podría haber llegado a una historia muy bonita, pero con todas las limitaciones, no sé ahora mismo dónde estoy. Esta cita puede ser la primera o la última ", se sinceraba el maño, mientras Blanca leía una tarjeta con su nombre que se encontraba como bienvenida: "En la habitación de un hotel pueden nacer muchas historias de amor o morir también muchas de ellas. Dejemos que la intimidad de la mia, despeje por fin nuestras dudas. Hoy sólo estaremos tú y yo intentando ver nuestros caminos". 
Con el vino servido y la intimidad que ambos necesitaban, Carlos comenzaba la cita afirmando que: Creo que me he perdido hasta yo". Pero Blanca no estaba pasando por un buen momentos y en su mente guardaba un recuerdo muy doloroso, cuando el pretendiente se olvidó de la postal que ella le había regalado en el programa. Carlos lo justificaba "Yo creo que me preocupa más el no perderte que ganarte. por el enfadado con el que se marchó ese día en cuestión.
Además, hacía saber que su principal objetivo era ganarse la confianza de su tronista, para lo que necesitaba libertad y tranquilidad, pero Blanca le reprochaba que tanta libertad le ha alejado de ella y no ha conseguido nada. "Por entrar tú, he perdido tiempo con los demás. Yo cuando tú entraste en plató, a mi se me alegró la cara y ahora no miro para tu lado", le decía la tronista dolida por la situación a la que ambos habían llegado.
Tanto uno como otro querían aprovechar esta cita al máximo para sincerarse y sacar sus sentimientos de una vez. Mientras que Carlos le confesaba que hay días en los que desea que pase el programa, Blanca le abría los ojos, diciéndole que hay dos personas por delante de él muy avanzados. "Con Marta luchabas y conmigo no, realmente o no te gusto...", le reprochaba Blanca, aunque Carlos no le dejaba terminar para aclararle este punto: "Al revés. Es todo lo contrario".
Pero, la tronista no se contentaba con esta declaración y le pedía al maño que necesita mucho más, sobre todo, por el momento en el que ahora se encuentra. Y el pretendiente le contestaba que está muy a gusto con ella a solas, pero en plató no. "¿Tú has perdido la confianza en mi?", le preguntaba el maño, a lo que Blanca respondía: "No sólo la confianza. Es la ilusión que yo tenía en tu persona".
Sin embargo toda la sinceridad que salía de sus corazones no les estaba uniendo, sino parecía ser todo lo contrario. Cada uno reconocía no sentir ilusión por seguir adelante con esta historia, pero también sabían el dolor que les podría suponer alejarse. De esta forma, se terminaba su quinta cita juntos.
Por separado, cada uno tenía clara sus impresiones. Blanca afirmaba que: "Creo que tampoco hemos adelantado mucho más. No sé que tendría que llegar a hacer para llegar al puesto donde están los demás. Creo que lo mejor es que seamos amigos". Por su parte, Carlos señalaba que: "Por lo que veo en sus ojos las cosas están bastantes perdidas. No sé si luchar. No tirar sería una desilusión, pero, quizá en el fondo sea lo más razonable. En el plató se verá si tiramos o no tiramos".