Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carles: "A la tercera va la vencida"

La tranquilidad y una buena conversación fueron las protagonistas de la primera cita de Meritxell y Carles. Era evidente que tensión sexual no existía pero, la tronista se dio cuenta de que hay que ir un poquito más allá y que el catalán le podía aportar todas cosas que hasta ahora le han faltado.
"Últimamente estoy con los sentimientos a flor de pie"
 
 
 
 
 
Metidos en el tema maternal, Carles le dijo: "Mi ex también tenía una hija", algo que pareció agradar a la tronista quién le comentó que estaba buscando a una persona con la que compartir su vida y no a un papá para su hijo. Parecía que entre ambos iban surgiendo bastantes cosas en común. Después, Meritxell quiso que Carles fuera consciente de que ella estaba muy pendiente de ellos en plató: "Te veo una persona muy atento que siempre estás pendiente de mí y eso es algo que valoro". La salmantina es una persona que aunque pueda parecer exteriormente muy fuerte, se considera: "Muy sentida". Incluso, le llegó a asegurar que sus amigas a veces le decían que era demasiado sensible y que se venía abajo en seguida. Una característica que parecía compartir con el catalán: "Nos parecemos porque por un lado eres muy fuerte pero cuando estás sola o nadie te ve te derrumbas".
Antes de que terminara la cita, Carles quiso que Meritxell se fuera a su casa con un buen sabor de boca y le regaló una cajita de bombones. Tras es encuentro, el pretendiente se mostró ilusionado ya que, había descubierto a una persona a la que le gustaba escuchar y llegó a afirmar: "A la tercera va la vencida". Sin embargo, Meritxell aunque, le consideró una persona atenta y correcta, dejó caer que no había sentido nada especial.
Ya en plató, Vicente y Virginia, estuvieron de acuerdo en recriminarle a Meritxell que era una persona que se fijaba en el exterior y que no llegaría a sentir nada por Carles. Afirmación que la tronista rebatió y les aseguró que en este momento ella busca algo más que una fachada bonita y que quería seguir conociendo a su pretendiente más culto.