Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmen abandona su cita muerta de celos por Luz

La cita de 24 horas de Antonio y Carmen fue más intensa de lo que ellos esperaban. El día transcurrió muy tranquilo, pero al llegar la noche la tensión de apoderó del tronista y la pretendienta, sobre todo cuando Luz llamó a Antonio por teléfono. Al ver la cita en plató, el tronista no acertó con sus palabras provocando un gran enfado en Carmen, quien decidió marcharse del plató.
El encuentro más especial entre Antonio y Carmen comenzó con mal pie. La carta que Luz envió al tronista hizo que pensara en ella más de lo que quería y que en el momento menos indicado le espetara a Carmen que Pero el enfado de la extremeña no duró mucho ya que con un par de besos del tronista, todo volvió a la tranquilidad. La jornada de esquí fue muy dura, por lo que descansaron para tomarse un aperitivo y coger fuerzas. Mientras charlaban, Carmen le confesó a Antonio que no podía estar mejor: "Estoy súper feliz y encantadísima. Del 1 al 100, estoy un 99.9% de feliz". no sabía si estaba enamorado de ella o de Luz.  
Antes de volver al hotel la pretendienta quiso demostrarle al tronista su amor declarándose ante todos los presentes: "Cariño, si me dices que esto no es una prueba de amor, que venga Dios y lo vea. Delante de todo el mundo te digo que me encantas, que quiero estar contigo y que quiero que me elijas a mí". El tronista quiso agradecerle el gesto con un abrazo y un beso que parecían no acabar nunca.
El día fue maravilloso, pero no tanto la noche. Con unas copitas de vino en el cuerpo y unos cuantos besos de Carmen, Antonio no pudo evitar confesar sus deseos más íntimos: "Lo que quiero es comerme el postre y mi postre eres tú". Después de la proposición vino el brindis, el torero brindó por que Carmen le demostrara que debía ser ella la elegida y la extremeña por que Antonio cancelara su cita con Luz. La respuesta del tronista fue clara: "Yo cancelo mi cita con Luz si tú me demuestras que eres mi chica", pero Carmen no pensaba igual: "¡Qué coño quieres que te demuestre más!".
Si los ánimos ya estaban algo caldeados, la llamada de Luz hizo que todo empeorara. Carmen creyó que era una broma, pero cuando se dio cuenta de la realidad no se lo pensó dos veces, agarró el teléfono y le dijo a su compañera: "¿Tú qué coño pintas aquí llamando? Es mi fin de semana, me lo he ganado y tú no me lo vas a estropear" y colgó. Antonio se quedó tan bloqueado que no pudo decir nada, aumentando aún más la ira de Carmen, espetándole antes de marcharse: "Que te den por el culo".
El tronista se quedó destrozado y no sabía qué pensar de ninguna de las dos pretendientas, ya que después de lo sucedido no veía nada positivo en ninguna de las dos. Aún así, el torero quiso hablar con Carmen y explicarle que no entendía el motivo de su enfado y que estaba harto de ponerse en su lugar. A continuación llamó a Luz para decirle que su llamada no tenía sentido, ella le pidió perdón pero el daño estaba hecho.
Ya en plató, Luz se disculpó tanto con Carmen con Antonio y las pretendientas se besaron aunque Carmen se negó a besar a Antonio. Carmen continuaba indignada y Antonio se colapsó, no sabía qué pensar y con lágrimas en los ojos abandonó el plató corriendo. Tras su retorno, el tronista se encontraba más relajado pero Carmen continuaba muy enfadada. El tronista necesitaba tiempo para tomar una decisión pero... ¿Conseguirá finalmente aclarar sus sentimientos?
La llamada de Luz no fue bien vista, por eso ella quiso disculparse: "En esta ocasión creo que sí lo hice mal y me disculpé con Antonio". El tronista comentó que se quedó tan bloqueado con la escena que "Pensaba que estaba en una telenovela". Dejando a un lado el tema de la llamada, Luz quiso saber si iba a cancelar su cita y el tronista le contestó que no.
 
Antonio explicó que el tema del sexo lo había sacado para ver la reacción de Carmen, a quien reprochó que no entendía que en su segunda cita, en el jacuzzi, "Te tiraras a mi cuello" y en esta última se mostrara fría. La pretendienta se ofendió ante el comentario y se marchó de plató muy enfadada: "Le van a dar por ahí, y ahora que se quede con ella". El tronista salió tras ella para pedirle perdón e intentar que regresara y, aunque volvió, le dejó bien claro que "Con esta actitud me demuestras que no eres lo que yo busco, porque tú no me das esa seguridad y estabilidad que yo necesito".