Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coqueteo a golpe de tacón

"No te he podido llevar a Sevilla, pero te traigo un poquito de Andalucía para que disfrutes" ha comenzado Meli, mientras le esperaba rodeada de ambiente sureño y con un clavel rojo en el pelo. Esto ha servido para romper el hielo y comenzar una interesante conversación por la que Alex le ha comenzado preguntándole sobre su opinión respecto a "los acontecimientos que estamos teniendo en plató". Meli le ha dejado bien claro que ella pasa de malos rollos y que es totalmente sincera.
Así, la cordobesa asegura que "el otro día me sentí traicionada porque yo tengo que gustarte a tí por cómo soy yo". Ambos han criticado que las chicas no opinen sobre las citas con claridad y Meli señala que "si una cita me ha parecido bonita lo digo, pero no puedo negar que me importa", opinión que el tronista ha apoyado y cree que "si no te importa nada, estás ahí para chupar cámara".
Además, Meli se lamenta del mal rollo que hay y que va a haber entre las pretendientas. "No comprendo que por que tengamos que conquistar al mismo chico, tenga que haber ese mal rollo entre nosotras. Aquí el que elige eres tú y te vas a quedar con la que tenga todo lo que no tengan las demás" explica. Alex previene a Meli y dice que "por lo que veo van a haber momentos de tensión y espero que tampoco sea una cosa tan exagerada y que no se convierta esto en un culebrón".
Alex, por su parte, le ha dicho a Meli que está muy a gusto con ella "porque eres auténtica y eso me llega".
Pero también han tenido tiempo de reirse y pasar un buen rato. No han faltado las bromas y sobre todo, los bailes flamenquitos. "Bebe más que te voy a emborrachar a ver si puedo abusar de tí" ha bromeado la cordobesa.
Y con quien mejor que con una chica de pura raza para aprender a bailar sevillanas. Meli y Alex han bailado este baile tan característico al son de la música flamenca enmarcados en un coqueteo a golpe de tacón.
En su despedida Meli ha dejado ver su lado más sincero y ha asegurado al parisino que "tengo muchas cosas todavía que enseñarte".
Pero los ganchos no les ha gustado esta cita y Vicente dice que "está cita ha estado vacía". El gancho da su teoría sobre la cita y se basa en las ciencias que estudian las relaciones corporales para señalar que "en esta cita Alex se estaba despidiendo claramente de tí". "Hay un gesto que se puede interpretar y hay dos posibilidades. El hecho de que te toque la mano y te la acaricie puede dar lugar a que le moles mucho, que no es el caso, o a que te está haciendo una despedida sin que te enteres e intenta suavizar para que el mensaje sea lo más suave posible" argumenta.