Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Creo que no le gusta demasiado físicamente"

Maite se puso muy guapa para tener su primera cita con Iván. Su llegada plató le había gustado mucho y tenía claro que el pretendiente era mucho más atractivo que la tarta que le había regalado. Sin embargo, minutos más tarde, la tronista abandonó la cita con la sensación de que su físico no era del agrado de Iván.
"Creo que este chico está físicamente mejor que el pastel que me ha llevado a plató"
 
 
 
 
 
 
Por su parte, Iván estaba preocupado por lo seria que había notado a la tronista en plató y fue la primera pregunta que le hizo a Maite. La madrileña le aseguró que le había hecho mucha ilusión y que le había llamado muchísimo la atención su sonrisa. "No me digas eso que me sacas los colores", le respondió el joven.
Maite quería saber más cosas sobre su pretendiente más atractivo y le preguntó por las oposiciones que se estaba preparando al mismo tiempo, que le confesó que sentía debilidad por las fuerzas y cuerpos del estado. Pero, Iván quiso ser sincero y le contó que antes le gustaban las chicas monas pero que se había dado cuenta de que eran mujeres florero y eso no lo quería. "Te he visto una chica sensata, que tienes las ideas claras y yo es lo que busco", sentenció Iván.
La paternidad y la preparación para una relación estable, fue el siguiente tema a tratar y de nuevo los jóvenes parecieron estar de acuerdo. "Tenemos un hijo pero luego me pagas la liposucción", aclaró Maite en tono de humor. Un comentario que les llevó a comprobar que ambos eran bastante testarudos y que Iván podía llegar a ser un poquito celoso, motivo que le había llevado a dejar el mundo de la noche.
Iván quiso ser sincero y le aseguró que a él por lo menos esa misma noche no le iban a ver en el local de moda. La cita parecía haber funcionado pero, Maite salió con la sensación de que su físico no le gustaba nada al pretendiente.
Ya en plató, tronista y pretendiente se dieron cuenta que ambos se habían llevado una impresión equivocada el uno del otro y que la mejor solución era volver a tener otro encuentro para romper con todo tipo de prejuicios.