Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David y Deborah protagonizan un apasionado beso para luego dar paso a la tensión

Sexta cita con beso
Deborah esperaba impaciente este momento ; el momento de poder tener en frente a su tronista y contarle sus verdaderos sentimientos, después de la desconfianza que David ha dicho tener en ella. Deborah quería sincerarse mirando a los ojos a David, algo que él siempre pide a sus pretendientas. "No me ha gustado mucho la manera de hablarme. No me gustan que me hablen mal", le decía una Deborah algo tímida.
Ante estas declaraciones, el madrileño le aclaraba que le asustan mucho todos los rumores que llegan al programa, pero que él confia en ella e iba directo al grano, preguntándole: "A mi tú, me gustas muchísimo. ¿Tú qué necesitas?. Deborah no se esperaba para nada esta directa de su tronista, pero aún así tenía muy clara su respuesta: "Confianza". La confianza en ella es lo que la pretendienta desea que recupere su tronista.
Aclarado este asunto, David pasaba a otro punto. El madrileño quería saber los verdaderos sentimientos de Deborah y le preguntaba sobre el beso que le dio, cuando sus compañeras también lo hicieron dentro de la piscina del plató. La respuesta era muy concisa: "Yo no hago nada porque las demás hagan, yo lo hice porque yo quería, ¿vale?", afirmaba Deborah.
Resuelta otra duda más, David tenía ganas de jugar y quería poner a prueba a su pretendienta: "Si yo intentara besarte ahora, ¿me dejarías besarte o no?¿Sabes lo que me apetece ahora mismo? Besarte", le decía el tronista mirando fijamente a los ojos de una Deborah que se ponía algo nerviosa, pero que daba permiso para que sus labios se fundieran.
Tras un corto, pero apasionado beso , la reacción del tronista era la siguiente: "¡Sabe a chocolate!", aseguraba entre risas, aunque más serio señalaba que: "Muchas veces, me gusta más esto que hablar de veinte cosas diferentes que no llegan a nada". Mientras, Deborah le escuchaba atentamente con una gran sonrisa después de haber recibido el beso.
Transcurridos unos minutos y con los nervios más tranquilos, David quería saber la opinión que Deborah tenía de Noel. La pretendienta le contestaba que ella, simplemente, no se lleva con Noel y opinaba que 'no es trigo limpio'. También señalaba que sus primeras miradas cuando entre en el plató son para Noel.
Después de haber escuchado su opinión, David dejaba claro sus sentimientos: "¿Qué te crees que no me fijo en ti? Me encantas como mujer. Quiero que estés ahí. Estáte más relajadita porque todavía te noto muy tensa en las citas, pero yo lo entiendo. Yo también vengo tenso. Contigo, vengo más tenso, no sé porqué", le declaraba el tronista mientras jugueteaban agarraditos.
Con la despedida, llegaba otro beso y por separado ambos estaban encantados de haber mantenido este encuentro y de seguir adelante para conocerse. Aunque, David estaba algo más dudoso porque afirmaba que le gusta mucho Deborah, pero también Noel, aunque los besos que surgieron en esta cita, le valieron para sentir su feeling con Deborah.
Séptima cita sin beso y poca emoción
La siguiente cita comenzaba más tensa, pues Deborahno quería esta vez juegos ni tonteo, quería hacer saber a su tronista que tenía un buen enfado. Algo que David ya sabía y se podía imaginar los motivos. "Mosqueada si, por el comentario que has dicho de que me diste un beso por poner a prueba a alguien. A quién, si se puede saber. A Noel, ¿no?", eran las primeras preguntas y respuestas que ella misma daba para dejar las cosas claras a su tronista.
Pero, el madrileño le contestaba que sólo le quería poner a prueba a ella y no a Noel.Deborah no se creía mucho esta explicación, porque en plató no fue eso lo que dio a entender. Ante ello, David afirmaba que en ocasiones se explica mal, por lo que la pretendienta le pedía que tuviera cuidado con sus explicaciones porque le puede herir.
A parte de este asunto, Deborah estaba dolida porque la desconfianza de David ya ha hecho mella en ella, por lo que quería escuchar de su boca las razones para no confiar. "No te creo porque eres una tia guapa que puedes estar con el chico que quieras más o menos, porque seguramente tendrás tus admiradores, tus rolletes y es lo más normal del mundo. Aunque tú vengas por el dinerito, por la popularidad efímera, a mi me gustas como mujer. Necesito que seas sincera y ya está", eran los motivos de David.
"Tengo la desgracia de que todos los chicos desconfían de mi ", le confesaba Deborah. Pero, David a pesar de estar desanimado, le advertía de que pronto va a salir un mensaje telefónico suyo algo comprometido. "Yo te estoy diciendo que hasta que no vea le mensaje, no digo nada. Yo sé que no he escrito ningún mensaje", le contestaba ella muy segura de sus palabras.
Dejando de lado todo el embrollo de las polémicas, el tronista quería saber qué haría su pretendienta si ella fuera la elegida para salir de la mano juntos. La respuesta de Deborah era: "Pasar un fin de semana contigo", algo que gustaba a un David que se ponía cada vez más nervioso al tener delante a su pretendienta.
Y con esta emoción, ambos se despedían para declarar por separado sus impresiones. Deborah era bastante clara y afirmaba que: "Veo que tiene hacia mí un grado de desconfianza muy grande y eso la verdad que me duele", aunque no se daba por vencida y estaba dispuesta a seguir luchando por él.
Por otra parte, David era muy sincero al afirmar que: "Yo he hecho una cita totalmente descolocado, sin sentido. La verdad es que no le he prestado toda la atención que debía prestarle. Me siento un poquito mal por haberla dejado un poco al margen, pero es que sigue sin transmitirme demasiado".