Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David: "Tendría más afinidad y estaría más interesado en tí si pudiera confiar"

El silencio y la tranquilidad del Museo de Cera se convertía en el cómplice de David y Déborah en su quinta cita. Relajados y con ganas de sincerarse, tronista y pretendienta hablaban sin tapujos de su relación y de la desconfianza existente.
Lejos de miradas indiscretas y escondido entre las figuras del museo David esperaba a su pretendienta ansioso. Tras el susto inicial y lejos de la cámara de los horrores, la cita transcurría plácidamente en una de las salas.
Preocupada por la desconfianza de su tronista, Déborah tomaba la palabra. Callaba al siempre locuaz David  y le entregaba una carta en la que expresaba algo que no había sido capaz de transmitir a su tronista. En una escueta frase ("Para llegar a encontrar el amor es imprescindible confiar el uno en el otro"), Déborah pedía a su chico un voto de confianza, que le tendiera la mano y le ayudara a recorrer el camino hasta su corazón juntos.
Muy receptivo, David se sinceraba con ella. "Desconfío de que yo sea la persona que te puede llegar a gustar. Yo contigo tendría más afinidad y estaría más interesado si realmente pudiera confiar del todo en tí".
Bromas las justas
Sin embargo, cuando todo parecía que iba viento en popa, un desafortunado comentario de David sobre Desiree hizo peligrar el buen feeling entre ellos. "A mi me parecéis igual de guapas. Lo digo por si ellas se quiere cambiar".
Tras comprobar que la broma no había sido demasiado afortunada, David entonó el mea culpa con un "¿aguantarías estas payasadas?" La respuesta de su chica no pudo ser más contundente: "Alegran la vida".
Las rivales
Superado este pequeño malentendido, David confesó que se le perdía la mirada en plató por Vero. "Me gusta como es pero no tengo ningún feeling con ella".
Impresiones tras la cita
Un sincero abrazo ponía punto y final a la cita. David, aunque contento, se quedaba con algún sin sabor y se preguntaba si en algún momento Déborah sacaría lo que lleva dentro porque "parece que se fija mucho en las cámaras".
Por su parte, Deborah salía satisfecha. "He salido muy a gusto, me esperaba más tensa. Me gustaría que estuviera más atento en mi"