Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David se queda con el beso de Noel

Una venda negra, la piscina y una pretendientas dispuestas a todos eran los ingredientes de esta nueva prueba para David. Una a una, Noel, Vero y compañía se acercaban a la piscina para besar a su tronista, que entre risas esperaba ansioso los besos de sus chicas.
Cinco besos, todos intensos y apasionados. Las pretendientas de David Morales hicieron valer el dicho de 'la española cuando besa' y no dejaron pasar la oportunidad de acercarse más a su tronista.
Nervioso y con los ojos vendados, David las esperaba en la piscina. Ansioso por lo que iba a ocurrir, el tronista recibía uno a uno los besos de sus chicas y se dejaba llevar por la emoción del momento.
Finalizada la sesión de besos, David abandonaba la piscina sofocado y confesando que este acercamiento a sus chicas le había venido muy bien porque para él es muy importante. Sin embargo, llegaba el momento decisivo: elegir el podium de honor entre sus cinco pretendientas.
Aunque reconocía que era difícil decidirse puesto que todos eran diferentes, poco a poco David iba entrando en el juego y dejaba entrevier sus preferencias.
La primera en sufrir la sinceridad de David fue Laura de la que dijo "se ha sobrado mucho". Descartado el beso de Laura como uno de sus favoritos, David daba su verdicto final: Noel, Deborah y Vero eran las elegidas para ocupar los primeros puestos del ranking después de la dura batalla de ósculos.
Sin embargo, a pesar de que su beso ha sido el que más ha gustado, David ha reconocido que el beso con más sentimiento se lo ha dado la tercera clasificada, Vero.
Declarada ganadora oficial del concurso de besos, Noel se levantaba y abrazaba a su tronista. Sus labios volvían a encontrarse para  envidia del resto de las chicas.