Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Desconfío de ella, pero cada vez me gusta más"

En un programa anterior, Raúl soltó un rumor que le había llegado. Según esas informaciones que tenía el tronista, Naty podía estar engañando a todos al tener novio mientras que esta en el programa pretendiéndole. La presión pudo con Naty y se derrumbó como nunca habíamos visto. Eso hizo que el tronista declinara otras citas,como por ejemplo la de Alicia, para concederle una a ella para aclarar todo lo que había pasado. Así las cosas, y su pretendienta han disfrutado de su sexto encuentro. Raúl
Naty ha confesado que la situación vivida en plató le sobrepasó e hizo que lo pasara francamente mal. Raúl le ha tranquilizado, y ha aclarado que no le han dado pruebas concluyentes como para desconfiar de ella, aunque también es cierto que no se fía de ella al 100%. "No hay pruebas, pero como me han llegado rumores de varios sitios, me hace dudar", ha dicho el tronista.
En una prueba de fidelidad y amor verdadero, Naty ha aclarado que, en el caso de que abandone el programa por lo que sea, no le importaría esperarle ya que ha asegurado que le va a buscar fuera. "Esa actitud me gusta", ha respondido el madrileño. Natalia pensaba que le iba a echar después de lo ocurrido, pero nada más lejos de la realidad. "No se me ha pasado por la cabeza echarte, sino que era yo el que pensaba que te ibas a ir", ha dicho Raúl. Naty ha vuelto a derrumbarse y ha roto a llorar.
Ya por separado, Naty ha prometido que hará lo que Raúl le pida para que pueda confiar en ella, y el tronista ha terminado por reconocer que no por sus palabras, pero quizá sí por sus actos, la pretendienta ha logrado convencerle un poco más. "A lo mejor desconfío de ella, pero así me gusta cada vez más", ha sentenciado el tronista. Ya en plató, Vero ha roto a llorar fruto de la tensión que viven las pretendientas del bando de Raúl ocasionada por la dura competencia entre ellas. Vero ha confesado que muchas veces se pregunta qué hace en el programa: "Somos muchas y no lo veo claro". Raúl lo comprende, pero ha aclarado que no puede decantarse por ninguna porque no lo tiene claro.