Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disculpas, explicaciones y cambios

Después de hacer que el jerezano se sintiera mal por tener un hijo, algo que a Marta "Me echa para atrás", la tronista se arrepintió y le dio una cita para explicarle que "Para mí es un tema desconocido, pero no me priva para nada enamorarme de alguien". De este modo, un triste día lluvioso en un parque ambientaba una cita que, cargada de tensión y dudas, terminaba con el abandono de Tony en la carrera por conquistar el corazón de Marta, para pasarse al otro bando y apostar por Jenny, la nueva tronista.
Así, la tronista comenzaba disculpándose y lamentándose ante Tony: "Soy especialista en meter la pata, yo creo que la gente lo ha interpretado como que nunca me voy a enamorar de alguien que tenga un hijo, ¡mentira!" Seguidamente le explicaba qué significa para ella estar con un hombre con hijos y señalaba que "Es importante porque para mí es un tema desconocido, yo no tengo amigos con hijos aún". Sin embargo, la catalana no descarta nada y aseguraba que "Se lo que es estar enamorado y si esa persona tiene un niño, lo quieres como si fuera tuyo".
Para romper un poco el hielo y zanjar este tema en la cita, Tony le hacía una pregunta directa a Marta: "¿Eres celosilla?". A lo que Marta respondía que "Un poco, si me dan motivos sí". Además, Marta no había venido sola a la cita, puesto que trajo con ella el peluche que le regaló Tony y, para su sorpresa, se llama igual que él.
Al parecer, cuando Tony se enteró de que era Marta la tronista, dijo que no quería ser su pretendiente, pero al final prefirió darle una oportunidad. Marta aseguraba en la cita que "Me ha gustado mucho que me lo dijeras". Después, el gaditano aprovechaba para poner en jaque a sus compañeros y le preguntaba a Marta si "¿Todos lo que estamos allí tú crees que tienes feeling con ellos?". La catalana vonfesaba que "No, con todos no", pero "Contigo ha sido una cosa súper rara".
Finalmente y tras aclarar el malentendido que tanto preocupaba a la pareja, Marta agradecía que no se haya ido "y que me haya dado la oportunidad de explicarle mi reacción ante la pregunta de los hijos. Tony, por su parte, explicaba que "He llegado aquí un poco preocupado y me voy más contento" y albaba a la catalana diciendo que "Tiene una mirada que hipnotiza".
En el plató, todos apoyaron al pretendiente, entre ellos Virginia, quien, después de criticarle duramente por su ropa, le explicaba que "A la hora de tener la relación, sí que puede ser un problema el tener un hijo".
Por otro lado, Tamara añadía que "Sigo pensando que a Marta le echa mucho para atrás el tema del niño. A lo mejor lo hubieses aceptado si hubieses sentido un flechazo. Tony es un padre, y un padre tiene que tener las cosas muy claras" y le pedía a la tronista que "Conócelo a él".
Entre tanta opinión, la catalana sorprendía a todos sacando un regalo para el hijo de Tony. El fin de de comprarle este detalla era "Simplemente por disculparme, porque le hice pasar un mal rato. También me gustaría que su hijo ya tuviera algo mío". Pero esto no sirió para que Tony cambiase de opinión y se quedase con Marta. De modo que el gaditano explicaba que ·Con Marta no voy a tener futuro para nada y, o me voy, o espero a ver a la otra tronista y si ella me admite, me cambio·. Pero ésto le vino por sorpresa a Marta, sino que "Yo ya sabía que se iba a cambiar, pero no pasa nada. Todo el mundo es libre de cambiarse y el que no esté seguro que se cambie".
Al final, después de ver cómo era Jenny, la nueva tronista, Tony decidiço pedirle una oportunidad y ésta lo aceptaba encantada.