Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Edgar: "Si ella no quiere que esté yo me voy"

Edgar había entrado en uno momento muy malo para Jenni. Él lo sabía, pero no se daba por vencido, por eso le preparó una cita muy especial, con un juego de pistas y una rana que debía besar para que apareciera el príncipe Edgar. Jenni desde el principio le confesó que estaba mal, que no tenía ganas de nada, pero al terminar la cita, la tronista se veía más animada y con ganas de concer al pretendiente. Pero esto duró poco, ya que tras ver la cita, Jenni le pidió a Edgar que se marchara.
El pretendiente le había preparado a su tronista una cita muy especial "Jenni, te propongo un juego. Tienes que encontrarme para tener nuestra cita, sigue recto este camino, y cuando veas mi corazón gira a la derecha". . Antes de encontarse ella debía descifrar una serie de pistas que la llevarían hasta él. La primera pista decía: La tronista así lo hizo y llegó a la segunda pista: "Si quieres que hoy sea tu príncipe tienes que darle un beso a tu peluche", y tras darle el besito a una bonita rana de peluche apareció Edgar.
Hasta ese momento todo había sido precioso, pero Jenni rompió el encanto: "Muy bonita la rana, las florecitas, el juego, pero sinceramente, hoy no tengo ganas de nada", el pretendiente ya sabía que no era el mejor día de la tronista, pero aún así, le dijo que "Yo creo que te irá bien desconectar de todo", por eso era por lo que había preparado todo ese juego.
Ya más animada, Jenni le preguntó a Edgar sobre sus relaciones. El chico le comentó que nunca había tenido una pareja estable y de "Larga duración", pero que no desistía de su empeño por encontrar una chica con la que poder estar para siempre. También quiso preguntarle su opinión sobre el amor a distancia, en ese caso el pretendiente fue muy claro: "Yo creo que la distancia es un problema porque yo soy una persona que necesita bastante el contacto y el dedicarme, en serio, a esa persona".
La tronista le confesó que lo que ella buscaba era A Edgar le cambió la cara, la sombra de Toño volviá a resurgir, pero él no iba a dejar que nada empañase su cita y le contestó que "Yo haré todo lo que esté en mi mano, pero si te soy sincero, desilusiona un poco el hecho de llegar al programa y encontrame todo el percal". Los rumores fueron otros de los temas de los que hablaron. La tronista le confesó que estaba harta de rumores, y el pretendiente le aseguró que si algún día salía algún rumor sobre él y era cierto, lo reconocería y pediría perdón, pero que si sabía que no era verdad, defendería hasta la muerte su causa. "Alguien que me haga ilusionarme como lo hizo Toño, pero sé que como él no va a entrar ninguno, porque Toño es Toño y será Toño siempre".
Tras la cita, Edgar comentó que "Le sigue dando muchas vueltas al tema con Toño y no sé como va a acabar la cosa. Por mi parte la impresión ha sido buena pero es la primera cita y quiero esperar a ver qué sucede". Por su parte, Jenni dijo que "Quizás era de los chicos que menos ganas tenía de conocer, pero me ha demostrado que, por lo menos, para la primera cita se lo ha currado, ha hecho algo gracioso. Por eso, las ganas que tenía de echarlo se han podido esfumar y me gustaría tener una segunda cita con él para ver qué pasa".
Aunque tras ver la cita, parecía que Edgar tenía alguna oportunidad, Jenni se sinceró y le dijo que "Ahora mismo el único chico que quiero que esté ahí sentado es Toño", por eso, y aunque le dolía, le pidió al pretendiente que se marchara.