Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Efrén y Virginia, una historia especial

Todo comenzó el pasado 11 de septiembre cuando Efrén decidió tener una primera cita con Virginia, una madrileña de 23 años que había abandonado su trabajo tras ver el vídeo de presentación de Efrén. "Sentí que tenía que conocerte y mira que yo no soy de eso, que yo soy muy cortada". Incluso, según le confesó a nuestro tronista en este primer encuentro, tuvo que contarle la noticia a su padre, quien llegó a preferir que su hija estuviera embaraza a que entrara a buscar el amor en un programa de televisión.
 Sin embargo la fascinación que esta guapa morena sintió por el futbolista hizo que no hiciera caso de la opinión de los demás y que se sentara en el plató dispuesta a conseguir su objetivo. Un sentimiento muy fuerte que hizo, ya en esta primera cita, que los ojos de ambos jóvenes lucieran con un brillo especial y comenzaran una bonita historia, ¿de amor?
 
Y es que no sólo tuvieron que ver las miradas y una conversación muy interesante en este primer encuentro, sino que nada más llegar al plató Virginia nos contó que era estudiante de Económicas y Periodismo y una gran apasionada del fútbol y de los coches, dos aficiones comunes con Efrén. Y es que dentro de sus sueños se encontraba la posibilidad de bañarse con su novio, ya que había tenido un novio socorrista y nunca había tenido esa oportunidad.
 
Tan sólo una semana después ya era más que evidente que tan sólo con una primera cita y sus esporádicas intervenciones en plató Virginia se había convertido en favorita de Efrén y eso es algo que sus compañeras no parecen perdonarle ya que a pesar, de que ella se considera "Muy tajante incluso puedo parecer cortante", en su segunda cita consiguió que nuestro tronista no parara de reír y de regalarle cientos de caricias. No sabemos si fue la conversación o los mojitos pero, el caso es que con tan sólo dos citas, Virginia desmarcarse del pelotón y colocarse a la cabeza en la carrera por Efrén.  El amor iba en aumento.
 
Las citas de Efrén con otras chicas y la afinidad con Soraya o Noemí iban en aumento y quizás algo más, ya que tan sólo dos días después de haber estado tomando mojitos con Virginia, el futbolista notó que además, de estar especialmente guapa vestida de leopardo, a Virginia le sucedía algo y decidió tener una minicita con ella después de lo que sucedió en plató.
 
La tensión en el programa y la picardía de los colaboradores hace que las chicas se vean en ocasiones entre la espada y la pared y no tenga más remedio que sacar a la luz todo su carácter para defenderse con uñas y dientes. Y sino que se lo digan a Virginia quien en esta ocasión, no soportó ni un minuto más y dejó muy claro que ella había venido al programa con un único objetivo que era conocer a Efrén: "¿Tu crees que sino yo hubiera dejado mi trabajo en el banco?". Y es que no es fácil mostrar tanta clase cuando más de diez mujeres luchan por un mismo hombre al mismo tiempo que una panda de colaboradores intenta ponerlas a prueba.
 
Aunque breve, esta minicita resultó tan intensa como dos citas anteriores y la complicidad entre los jóvenes volvió a ser más que evidente y ha convertirse en una constante.1
 
En su tercera cita, las miradas volvieron a llenar todo el espacio que les separaba tras la mesa y la confianza logró que el tronista le confesara que había tres chicas con las que sentía algo más y si somos un poquito malos y leemos entre líneas, esta claro que Virginia es una de sus preferidas y sino que hablen esos abrazos, caricias y miraditas de deseo entre ambos. "Decídete pronto que ya no puedo más".  "No soy celosa, sólo cuando otra chica te puede dar algo que yo no he conseguido", son algunas de las frases que dejan claro el sentimiento de angustia que mostraron el resto de candidatas ya que al terminar la cita era casi necesario que todo el mundo gritara al unísono: ¡Efrén es tu mujer ideal!
 
Sin embargo, y como no paraba de repetir el propio Efrén no había nada decidido por el momento ya que la competencia era cada vez más dura y por qué no decirlo, más sexy. Soraya, Noemí, Noelia, Ruth, Alicia… y cómo no la que se ha convertido en su gran amiga, Rebeca, hicieron que Virginia tuviera que esperar bastantes días para poder tener su próxima cita con el futbolista.
 
Sin embargo, la espera mereció la pena ya que en esta ocasión quiso ser Efrén el encargado de organizar una cita especial para una de sus chicas preferidas y sorprendió a Virginia llevándola a uno de sus restaurantes preferidos y aderezando la velada con algunas de las cosas que más le gustan a ella: flores amarillas y un billar. Una noche perfecta para profundizar más en sus sentimientos: "Me gusta un chico que no tenga ningún reparo en mostrar sus sentimientos". "Yo soy muy seria cuando tengo que ser muy seria pero, también me molesta que sólo hablen de mi clase. Yo también tengo más cosas y te voy a demostrar que tengo la sonrisa de Soraya y el corazón de Rebeca". Virginia lo tiene muy claro y le volvió a demostrar a Efrén que ella es la mujer de su vida. Y una velada tan especial no podía terminar sin una última sorpresa y es que al tronista se le vio un poco el plumero al entregarle a Virginia una carta acompañada de una de sus pulseras preferidas. Un gesto que levantó ampollas en el resto de pretendientas.