Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elsa y Oliver despiertan los celos de Raúl

Raúl entró en plató pidiendo sinceridad a todo el mundo y en menos que canta un gallo se metió de lleno en una discusión con su compañero de trono. Un comentario en broma de Oliver y Elsa sobre una posible cita entre ellos, desató los celos del cantante y provocó que Elsa rompiera a llorar y que los tronistas se regalaran todo tipo de perlitas. "Falso caballero de pacotilla" y "Paleto y aburrido", fueron solo el principio.
Miriam Sánchez ya lo anunciaba al principio del programa: "¡Hoy Raúl viene muy cabreado!"
Raúl comentaba que se sentía traicionado por su compañero ya que había intentado hablar con Elsa para verse con ella fuera del programa.
Como el programa no permite tener comunicación directa entre los tronistas y las pretendientas, Raúl aseguraba que Óliver ya se había buscado la manera de contactar con ella usando a su padre como intermediario. Elsa decía que sí era cierto que le hubiera dicho eso, pero que fue en un tono irónico y de cachondeo, pero que en ningún momento ninguno de los dos había pretendido quedar.
Óliver aseguraba ser una persona que aprende de las vivencias y que sabía reconocer cuando se había equivocado y pedir perdón, pero que en esta ocasión no lo iba a hacer porque no pensaba que se hubiera equivocado. Sin embargo, si pensaba que tuviera que pedir disculpas a Elsa por haber infringido una norma del programa y haberla puesto en una situación delicada.
Después de la discusión Elsa, que venía muy ilusionada, tuvo un pequeño bajón y rompió a llorar viendo la cita que había tenido con el tronista. En el encuentro la pareja se lo pasó muy bien en un bar de flamenco y reconocían estar muy contentos con el cambio de bando. Elsa aseguraba que había visto algo en él que le había gustado mucho: "La profundidad de su ser". Después de ver el vídeo, Raúl estaba entristecido porque no le gustaba ver así a su pretendienta.
Los sentimientos de Elsa empeoraban cuando los gancho del programa comentaban que quien realmente le gustaba era Óliver y que se había cambiado de bando porque sabía que él no se sentía atraído por ella y que no iban a llegar a ningún lado.
Óliver, por su parte, se sentía ofendido por que Raúl no se lo hubiera contado fuera, cuando le había ofrecido su amistad desde el primer momento en el que se sentó en el trono: "No sé porqué vienes con esos aires de que te he fallado, cuando yo a ti no te debo nada".
Raúl estaba dolido porque precisamente Elsa había sido pretendienta de Óliver y se había cambiado de bando porque no le hacía ningún caso, y ahora resultara que sí le interesaba. El tronista decía no dar crédito a los hechos de los que se le estaba acusando y se reía de las palabras de su compañero. "¡Eres un ridículo, tío!", le contestaba Raúl después de oír sus carcajadas.
Raúl quería saber la verdad y exigía a su compañero que se la dijera, pero Óliver le respondía que el problema lo tenía con ella y que él no hablaba con personas que le llamaban "ridículo" y le faltaban el respeto. Ante las negativas de Óliver a hablar de lo sucedido, Raúl lo intentaba con Elsa. "Lo siento si te ha ofendido y no quiero hacer nada para faltarte al respeto, fue sólo una conversación inocente y no voy a quedar con él", se justificaba la pretendienta. Raúl si creía que fuera una conversación inocente por parte de Elsa, pero pensaba que su compañero había sabido aprovechar muy bien la ocasión.
 
Raúl reconocía estar tan enfadado porque Elsa le importaba mucho y hasta ese momento era su favorita . "¿Eres posesivo? ¿Qué pasa, que porque tenga una conversación con ella ya no es tu favorita?", le reprochaba Óliver.
Raúl estaba muy decepcionado con lo ocurrido y decía que él no lo hubiera hecho en ningún caso. "Eres un falso caballero de pacotilla", le decía el tronista a su compañero, al que tachaba de hipócrita. Sin embargo, Óliver le recriminaba que su personalidad no le permitía llamar la atención y que le estaba usando para conseguirlo: "Que tú eres el flautista de Hamelín con tu piano haciendo el paleto".
Elsa se derrumba
Elsa ha abandonado el plató llorando, después de que Raúl volviera a subrayar que antes era su favorita pero que en esos momentos había otras chicas que le gustaban más . El tronista no dudo en seguirla e intentar calmar sus lágrimas. La tronista estaba dolida por ver como la magia que existía entre ellos se había esfumado de repente y había pasado a ocupar otro lugar en el pódium. Emma lo tenía claro: "Estos dos se gustan mucho, sino uno no se enfadaría tanto, ni la otra se disgusta así".