Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elsa se deja llevar por la pasión y se mete en el jacuzzi sin bikini

Elsa había sufrido una alergia nerviosa y sus planes de meterse con Raúl en el jacuzzi se torcieron. Sin perder la ilusión, la pretendienta optó por darle a su tronista un sensual masaje y contarle cositas que todavía no sabía de ella. Sin embargo, una cosa llevó a la otra y Elsa se olvidó de todo y le propuso a Raúl meterse en el jacuzzi sin traje de baño. La cosa estaba calentita y la joven no dudó en robarle un beso de despedida. La joven está muy segura de lo que hace pero la actitud del tronista le está robando la ilusión. Un sentimiento que comparte con ella Verónica.
"He sufrido una alergia nerviosa y me he pasado toda la noche llorando"
 
 
 
 
Verónica dio la razón, con miedo, al compañero de trono de Raúl pero de repente cambio de opinión al volver a escuchar a Raúl decirla que ya no era la cuarta y que estaba muy interesado por ella. Verónica aceptó ir con Raúl al agüita.
Elsa quiso que Raúl supiera más cosas de ella y le leyó unas bonitas palabras que había escrito para él. La pretendienta también le confesó que no podía evitar entrar todo el rato en Internet para saber cosas de él. "He visto tus fotos por lo menos 15 veces", le confesó Elsa. Pero, ese no era su único secreto. La chica más enigmática de Raúl, canta y compone. Una afición que despertó la curiosidad de Raúl: "me tienes que cantar cuanto antes. Tienes una voz muy bonita y seguro que lo haces muy bien".
Todo esto sucedía mientras que Elsa estaba subida sobre el cuerpo de Raúl y le acariciaba la espalda. El roce con un cuerpo desnudo subió la temperatura y Elsa tuvo una idea: "¿Nos metemos en el jacuzzi? Yo no tengo ni bañador". Raúl aceptó encantado la propuesta. Con una camiseta blanca y en tanga, Elsa se metió al agua a esperar a su hombre deseado. Raúl la siguió y se encontró con una sorpresa. Era una moneda de la suerte que Elsa le regaló.
La cita estaba llegando a su fin y la joven no podía creer que su cuerpo a cuerpo con Raúl estuviera a punto de terminar. Raúl le da mucho morbo y no pudo evitar robarle un beso de despedida. Una actitud que no desagradó al músico pero que si le llevó a pedirle que dejara que fuera él el que le diera el próximo beso.
Ya en plató, Miriam criticó la actitud de Elsa y ella se defendió estupendamente. "Me da igual lo que piensen de mí, yo quería darle un beso y lo hice", aseguró. Sin embargo, Elsa no se encontraba muy porque era consciente de que Raúl no se mostraba muy receptivo con ella. "Yo tengo unos sentimientos por ti y mi cuerpo me pide el tuyo", aseguró. Raúl no podía entender su reacción y le pidió que no abandonara de ninguna manera porque le interesaba de verdad.
Metidos en este momento reproche de las pretendientas. Verónica quiso aclararle a Raúl los motivos que le habían llevado a negarse a ir al jacuzzi. La joven no considera que fuera el momento adecuado para meterse en un jacuzzi con él y empezar a toquetearse. Algo que no significa que ella tenga ningún tipo de complejo. Además, se sentía poco querida y no pensaba que ese fuera el único escenario apropiado para tener un acercamiento.y que si seguía así se tendría que conformar con ser la viuda de Raúl porque le iba a perder. Oliver no pudo evitar meterse por medio y decirle a Vero que para que surgiera algo entre ambos era necesario llegar a ese momento de intimidad