Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esther y Maite también quieren ser tronistas

Silvia, Marta, Ayala, Saray y Laura no son las únicas aspirantes al trono. Esther, ex pretendienta de Manuel, regresó a 'Mujeres y Hombres' dispuesta a encontrar el amor. La alicantina contó que está embarazada de cinco meses y que, debido a que el padre de la criatura la abandonó, necesita más que nunca alguien que la comprenda y la quiera. Pero ella no fue la única, Maite también llegó dispuesta a conseguir el trono para encontrar el amor de su vida. La madrileña, que reconoció que estar un poco gordita no impide encontrar el amor, confesó que aunque no ha tenido suerte en su búsqueda ahora tiene la fuerza necesaria para lograrlo.
Esther, una madre coraje
 
Esther llegó a 'Mujeres y Hombres' como pretendienta de Manuel y ahora regresa con la ilusión de ocupar el trono para poder salir de la soledad en la que se encuentra sumida. La historia de esta alicantina dejó sin palabras al equipo del programa, sobre todo a Emma: "Me emocionó el email que mandaste al equipo y te puedo asegurar que cuando lo leí me sorprendió y no sabía muy bien cómo reaccionar". Las palabras de la presentadora dejaron en ascuas a todos los presentes, por eso fue la propia Esther quien contó su historia.
 
"Hace cinco meses me quedé embarazada pero el padre de la criatura despareció" , dijo con la voz entrecortada. La aspirante al trono explicó que ya es madre de una niña de ocho años y que había decidido volver al programa del amor para encontrar a alguien que la acompañe, la apoye, la comprenda y la quiera. "Estaba a punto de entrar en un pozo sin fondo a causa de la soledad y necesito a alguien que me dé calor en estos momentos", aseguró.
 
 
 
Maite, una belleza diferente
 
Maite tenía muy claro por qué quiere ser tronista: "Me cuesta mucho encontrar el amor fuera". La aspirante es una gran seguidora de 'Mujeres y Hombres' y explicó que ella debería ser la nueva tronista porque "el programa debe acercarse más al telespectador puesto que siempre se ha visto el mismo arquetipo de chicos y chicas". La madrileña comentó que es consciente de que "no peso cincuenta kilitos", pero está segura que su labia y su naturalidad bastan para ser una perfecta candidata al trono y para encontrar el amor.
 
La aspirante al trono contó también que dejó la carrera de administración y dirección de empresas porque se le hacía "muy cuesta arriba" y, tras trabajar en diferentes cosas durante un año, se había dado cuenta de que lo suyo es la enfermería. En cuanto al amor, Maite no lo había pasado nada bien: "Me han respetado poco y he elegido bastante mal, pero ahora me veo capacitada para elegir mejor a la persona que entre en mi vida".