Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Germán y Linda, protagonista de un culebrón sudamericano

Germán comenzó su cita con Linda con un propósito: "Mantener la tranquilidad". Una declaración de intenciones que tratándose de Germán no duró más de unos minutos. Y es que, igual que aseguró Linda, es muy difícil no dejar de reír en una cita con el tronista.
 
 
Una pregunta con diferentes respuestas pero con un objetivo final llegar a un buen postre acompañado de una buena siestecita. O en otras palabras, aprovechar la tarde para estar 'arruchaditos' antes de un buen polvo. Y es que es muy difícil que el catalán tenga una cita en la que la palabra sexo no aparezca en ningún momento.
 
Cambiando de tema, Germán aprovechó para pedir a Linda su opinión sobre el resto de pretendientas. Una pregunta comprometida ante la que la colombiana se mostró muy sincera: "No coincido con muchas". Incluso, aseguró que no le había gustado mucho la actitud de Nikka durante el programa.
 
Pero, pronto la pareja volvió a lo importante, el sexo. Y es que Germán propuso un plan perfecto para comenzar el día: "Una buena arruchadita antes de ir a trabajar".
 
Tras ver las citas, la polémica volvió a surgir en el plató. Y es que Susana y el resto de colaboradores aseguraron que el catalán tenía razón cuando aseguraba que la cita parecía un auténtico culebrón. Es decir, que Linda realizó un gran papel en el era obvio que no siente ninguna atracción hacía el tronista.