Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Germán y Oana, feeling y polémica

En esta tercera cita se han visto las chispas del feeling que fluye entre los dos. El lugar elegido para esta cita ha sido el Balcón de Rosales. Tras la visualización de la cita en plató, la polémica renació de nuevo de la mano de Nikka.
 
 
 
Tras esta conversación ambos se lanzan al micrófono, y cantan canciones. Germán personalizó la romántica canción, "quiero vivir la vida amándote", diciéndole a la pretendienta: "Oana pienso en tí".
La polémica no se quedó ahí, y otras de las pretendientas de Germán quisieron sacar más cosas a la luz de Oana. Susana le decía que "he visto cosas de tí que no me encajan". Dudas sobre  si realmente es vegetariana y en cuanto a su vida privada, si su familia vive con ella o no. Oana afirmaba que "la gente dice cosas, y es normal". La polémica subió de tono con Susana, que quiso decir a Oana que "me dices que estás sola aquí, que tu familia no está en España", a lo que la atacada pretendienta contestó: "no te he dicho eso, está mintiendo". Luisi quiso apoyar las declaraciones de Susana y afirmó haber oído lo mismo que ella, y dirigiéndose a Oana le dijo: "ocultas una vida muy negra".
Oana se defendía diciendo que "tengo familia aquí, y también en Rumania", y además añadía que "si mi ex marido no puede ir a por mi hija, no tengo a nadie que la pueda recoger". Germán mostró su posición dándole la razón a Oana. Linda también le echó un capote a la pretendienta, y se mostró "asombrada de la envidia tan grande que hay ". Linda además añadía que "puedo competir con Oana, pero no tengo porque inventar calumnias de nadie". La polémica se cerró con María que fiel a su carácter, determinó su opinión con esta frase: "Cuando el río suena, agua lleva".
Al fin y al cabo, Germán quiso creer a Oana y hacer un poco caso omiso a la polémica, ya que finalmente la expulsada fue Rosana.
La cita tuvo cierto tinte romántico, y le regaló este piropo a Oana: "Con esos ojos verdes, esa mirada que tienes tan penetrante, con esa sonrisa tan bonita, me estás llegando al corazón".
La cercanía que va adquiriendo poco a poco la pareja quedó patente, y es que tras tres citas y dos minicitas, el feeling entre ambos es indiscutible, como también lo es la tranquilidad que Oana instala en el hiperactivo tronista.
Tras la cita, los comentarios en plató surgieron, y Nikka no pudo mantenerse callada, afirmó que era "lógico que esté celosa", y quiso de nuevo tirar la piedra diciendo que sabía algo, pero que "no sé si decirlo, es que todavía no lo tengo seguro, y tal vez perjudique". Aunque finalmente lo soltó, y dijo dirigiéndose a Germán: "que no se ilusione mucho con esta muchacha, porque he escuchado en la calle que no se ha separado, o que tiene novio", a pesar de que era algo no contrastado, simple rumor, pero quiso hacerlo saber tras los celos que afirmó sentir con la cita de Oana.
Esta grave acusación tuvo su respuesta por parte de Oana, que contestó a Nikka diciéndole que "estoy en proceso de divorcio, él es el padre de mi hija", dejando claro que "él tiene su novia, su vida, y yo tengo la mía". Germán con su inconfundible carácter quiso primeramente quitar hierro al asunto bromeando, "segundo plato no", le dijo a la pretendienta, para después echarle un capote a Oana dándole la razón y un poco de credibilidad, "pero es muy normal porque es el padre de tu hija y tienes que estar ahí".