Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Honinse se marcha del programa porque no ve en Oliver lo que está buscando

Honinse volvió al programa con muchas ganas de volver a conquistar a Oliver de nuevo, pero las confidencias en su contra, el duro ataque del resto de pretendientas y la nueva cara que ha visto en el tronista, han sido motivos suficientes para que decidiera abandonar el plató.
La pretendienta había realizado un bolo con Julio 'El Feroz', amigo íntimo del tronista y motivo de la expulsión de Honinse
La pretendienta estaba muy serena y aseguraba que Oliver ya estaba al corriente de eso, porque se lo había mencionado al finalizar la cita. Además decía que, como le importaba su tronista y no quería volver a crear otra polémica, no quiso acceder a ir con él en el mismo coche y que tuvieron una relación muy cordial. Miriam le reprochaba que hubiera vuelto a tener contacto con él después de que fuera el motivo de su expulsión, y que prefiriera ganar dinero haciendo un bolo que pensar en los sentimientos que podrían surgir de nuevo en su tronista.
Honinse reconocía tener un gran aprecio por Julio y le tachaba de ser un gran caballero, pero, en cambio, aseguraba que no tenía intención de volver a tener nada con él. Pipi le daba un voto de confianza a la pretendienta y decía que lo del trío había sido un hecho puntual en su vida, pero que eso no impedía que cada vez que tuviera contacto con ese chico volviera a surgir algo, e instaba a Oliver a pasar página.
Sin embargo, el asesor del amor también tenía algo que contar sobre la pretendienta. Hace un tiempo, Honinse y Samira coincidieron en un local y la ex tronista se metió con una de las amigas de Honinse, dejando una situación muy tensa entre ambas. Tiempo después, Samira fue a la habitación de la pretendienta para intentar limar asperezas, pero a Honinse le sentó muy mal que acariciase a su perrita, por lo que la conversación comenzó a subir de tono y desembocó en un guantazo por parte de la pretendienta. "Pero si le dí por encimilla, nada más", se defendía Honinse.
Oliver por su parte, estaba molesto porque había escuchado que Honinse se sentía decepcionada con él y quería saber qué ocurría. La pretendienta reconocía que había actitudes de su tronista que no conocía hasta el momento y que le habían sorprendido y disgustado mucho, como las formas despectivas que muestra con su compañero Raúl. Oliver era claro: "Te he defraudado, ¿entonces quieres marcharte?". Pero Honinse aseguraba que quería seguir en el programa conquistándolo si él lo decidía. También comentaba lo importante que era la confianza en una relación y reconocía estar abierta a todas las opiniones que él tuviera sobre ella, del mismo modo que él debía aceptar que ella le prejuzgara sobre ciertos aspectos en los que no estaba de acuerdo.
 
Para destensar el ambiente, la pareja quiso ver la divertida cita que tuvieron en donde compartieron helado y confidencias. Honinse seguía reprochando a su tronista que le hubiera expulsado por algo que hizo cuando aun no se conocían, y mencionaba que la única solución que lo arreglara era seguir conociéndose. Pero la pretendienta, quería dar un paso más e incitaba a Oliver a que le diera un beso que le hiciera romper con cualquier duda que le quedara. La respuesta del tronista fue darle un beso en la mejilla, lo que desilusionó a Honinse, y pidió que le extrañara durante los días que no iban a verse.
Después de ver este encuentro las pretendientas de Oliver no estaban nada contentas, y María, además, recriminaba la actitud de prepotencia y provocación que tiene con ellas cuando no hay cámaras delante. Pipi ha puesto un nuevo apodo a las pretendientas de Oliver, 'Las Mosqueteras', ya que mantiene la teoría de que van "todas para uno y uno para todas", y que se habían juntado para hacer complot contra Honinse. Amal tachaba a Honinse de ser una 'calienta' y de ir de víctima en los platós.
La pretendienta ha acabado rompiendo a llorar y reconociendo que, aunque Oliver le atrajera, le costaba continuar en el programa. Honinse se ha dado cuenta de actitudes del tronista que no le gustaban nada, decía que le veía inmaduro y aseguraba que ella no estaba buscando eso. Además, pensaba que realmente Oliver no se sentía atraído por ella, y ha abandonado el plató entre lagrimas y dirigiéndose a sus compañeras: "Os dejo el camino libre, pero que sepáis que si me hubiera quedado..."