Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ismael podría haberse líado con una chica

Tamara tenía una confidencia, pero desde el primer momento reconocía no tener pruebas. Mediante un mensaje telefónico, la gancho del programa había recibido informaciones que afirmaban que Ismael se había enrollado con una chica en una discoteca de Girona, a la vista de todos los presentes. La misma fuente también testificaba que el pretendiente había ido alardeando por el local de estar en el programa y de pretender ser el próximo tronista. Sin embargo, Maite ha decidido no creer en estas informaciones hasta que no hubiera pruebas que lo demostraran.
Tamara tenía una confidencia
Ismael había estado el fin de semana en un local de Girona alardeando que había entrado en el programa y que su objetivo era llegar a ser tronista
se estuvo besando apasionadamente con una chica llamada Mireia.
Ismael se defendía, en seguida: "No soy tonto y no me liaría con una chica en mitad de la discoteca". Y, además, decía que si se hubiera aprovechado de estar en el programa no habría tenido que pagar la entrada, ni los cubatas del local.
Emma recriminaba a la gancho que soltara la bomba sin haber recabado más información que presentar para demostrar sus palabras. Pero como Tamara es una persona a la que le gusta contrastar sus informaciones ha prometido que se iba a poner en contacto con la chica que le había mandado el mensaje por si podía demostrarlo mediante fotos, vídeos u otras pruebas.
Ismael se sentía indignado y dolido por que se le hubiera acusado sin pruebas y se hubieran inventado informaciones sobre el . Maite no quería desconfiar de su pretendiente hasta que no hubiera hechos que lo demostraran, porque estaba segura de que si fuera verdad acabarían saliendo tarde o temprano. Sin embargo, lo que realmente preocupaba a la tronista era que su pretendiente fuera alardeando de estar en el programa y dijera que su objetivo era el trono, porque indicaba que en realidad no estaba allí por ella. Maite quería dar un voto de confianza a Ismael y admitía que su reacción había sido muy serena y que eso demostraba que tenía la conciencia tranquila. La tronista ha querido dejar claro a su pretendiente que para ella no había cambiado nada con respecto a él y quiso demostrárselo mediante un abrazo.