Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javi ve en Tamara a su Cenicienta

La decisión final de Tamara está muy cerca y Javi es uno de los dos candidatos ha sentarse con ella en el trono. En su último encuentro, el torero ha querido mostrarle a Tamara todos sus sentimientos y así ir quemando sus últimos cartuchos.
La tronista se ha desahogado un poco al principio para empezar de cero la cita. La madrileña no se sentía muy bien después de haber expulsado a los otros tres pretendientes, "me ha afectado mucho".
Tamara reconoce estar hecho un lío, no sabe si elegir a Rafa o quedarse con él. "Cuando salgo de una cita digo: ' Me quedo con él'", dice ella. Le dice a Javi que los dos tienen las mismas posibilidades, "no sé qué hacer, estáis igual".
Javi opina sobre el beso que Rafa le dió en su anterior cita, "me dijiste que no era un beso muy sentido", y con ello busca la reacción de Tamara. Ella le dice que no le disgustó pero aclara "por el valor". Javi dice "a mí me jodió verlo", zanjando el tema del beso pero no dejan de hablar de Rafa. Se ponen en la situación de que Tamara eligiera a el valenciano, "si eliges a Rafa me va a joder", reconoce el torero. "Mi reacción en plató no la sé", le dice algo triste, casi poniéndose en situación.
Pero Javi quiere hablar de él y de lo que siente por Tamara. "Yo sí quiero tener una relación larga", le asegura, dando a entender que Rafa no. Tamara lo único que quiere y le pide es sinceridad para poder deshacerse de sus dudas, "no me engañes". Él le dice que si no sintiera algo por ella "yo sería el primero en irme". Además, llega a reconocerle, "poco a poco me estoy enamorando de ti". Tamara le responde con un abarazo.
Después Javi ha querido tener un detalle con su tronista y le ha regalado unos zapatos. "Si te quedan bien, como Cenicienta, te vienes conmigo", le ha dicho. Con las manos entrelazadas ella le ha confesado, "me rompes, de verdad" y después se funden en otro abrazo, este mucho más intenso.
Aún así, depués de todo, Tamara reconoce seguir sin saber qué hacer porque "ahora me iría con él", dice pero tampoco se olvida de Rafa.