Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier: "Nunca te voy a engañar"

Tamara dejó muy claro cómo le gustaban los hombres, por una parte adulto y responsable y por otra infantil. Por ello Javi no ha querido perder el tiempo y le ha demostrado que es el chico que busca. El pretendiente le ha llevado a una pisicna de bolas, "te he traído aquí para que veas que yo tengo ese lado de niño que tú buscas".
Enseguida han entablado conversación, más bien Javi ha hablado a Tamara. Se ha definido ante ella como "un chico sencillo, sincero y que me gusta mucho reirme". La tronista le pregunta el por qué se ha presentado al programa sin saber quién era la chica. Javi dice que ya había pensado en ello y "me daba mucho miedo", pero reconoce haberse llevado una "grata sorpresa" al encontrase con ella.
El catalán piensa que pueden tener muchas cosas en común, "te he visto bastante afín conmigo", y por ello se ha propuesto ir a por todas, "esta oportunidad no la pienso perder". Tamara escucha atenta todas sus frases y le deja muy claro que ella vienen a buscar el amor y que si llegada la final no lo ha conseguido no ganará ninguno. La reacción del pretendiente no se ha hecho esperar, "yo nunca te voy a engañar".
En las declaraciones que hacen después de la cita, ambos han coincidido en que ha sido una buena cita y se han llevado una buena impresión. "Me ha gustado la forma de mirarme a los ojos" dice Tamara.
Una vez en plató los dos mantenían la sonrisa pero no todos los presentes tenían la misma buena sensación. Miriam, la asesora del amor, "no he visto nada de chispa" y considera que Tamara se ha quedado "embobada" mirándole. Y Vicente ha notado que la chica no estaba agusto en la piscina de bolas porque "es un poco pijilla y ese tipo de ambiente no es el suyo".
El único que ha apostado por él ha sido Pipi que tiene la esperanza de que se convierta en el hombre de la triple "s". Ya tiene la sinceridad y la sencillez pero "le falta ser sensato".