Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenni: "Bastante me he arrastrado como pretendienta como para sentarme en el trono y arrastrame por vosotros"

El beso que Luismi le dio a Jenni provocó un gran caos en la vida de la tronista. El resto de pretendientes no se lo tomaron nada bien y tras atacarla, la catalana no pudo más y abandonó el programa, según ella, para no volver. Pero tras recapacitar, Jenni se dio cuenta de su error y volvió a 'Mujeres y Hombres', no sin antes dejar las cosas muy claras a sus pretendientes, que después de lo sucedido tendrían que ganarse la confianza de la chica.
Todos estaban espectantes ante la decisión que iba a tomar la tronista catalana y, para despejar dudas, Emma dio paso a Jenni para que entrara en plató. La tronista, que entró bastante indecisa, prefirió sentarse en la grada, al lado de la presentadora, en vez de en su trono.
Lo primero que dijo fue que "Estoy indecisa, porque yo pensaba que esto era más fácil. Incluso cuando me planteaba ser tronista, me dije, "Bah, yo llego ahí, me siento y empiezo a echar a todos". Cuando hablaba con mis amigas, les decía que iba a ser la más mala y que a la mínima que me hicieran la más mínima tontería los echaba a la calle". Pero continuó explicando que "No es tan fácil, te encuentras con gente que, quizá, no te conviene o que no confías plenamente en ella, como es Toño, pero ves que tiene algo que me hace apostar por él. Con Luismi me pasa igual, que no me fío, pero me hacen sentir cosas".
Jenni, tuvo unas palabras más especiales y personales para Dani: "A Dani tampoco lo quiero olvidar porque es un chico genial. Se que no has tenido todo el protagonismo que te merecías conmigo, o ninguno, pero tiempo al tiempo, porque si estás ahí es por algo y, a veces, las cosas que van poco a poco son las que mejor salen, y no las que van tan deprisa". Para finiquitar el tema y saber si Jenni se quedaba o se marchaba, Emma le dijo que "Para estar en el trono hay que tener ganas, tener ilusión, hay que querer, y yo no sé si a ti te veo, realmente, con esas ganas". La catalana le contestó que "Yo tengo ganas, tengo ilusión, tengo ganas de encontrar a alguien pero, a lo mejor, yo soy de las que se precipitan y lo quiere todo ya, y las cosas no son así, tienes que ir conociendo a la persona poco a poco sin precipitarse, porque luego pasa lo que pasa y sale mal".
Antes de decidir si sentarse de nuevo en el trono o no, Jenni dijo que quería dejarles las cosas claras a sus pretendientes, y así fue: "Bastante me he arrastrado ya como pretendienta, bastante he tragado y suficiente he hecho, como para, ahora, sentarme en el trono y tener que arrastrarme por vosotros". Para Toño también tuvo unas palabras: "Toño debe guardarse su orgullo, sé que ha sido porque le ha dolido, porque sino le hubiera sido indiferente, pero también tiene que rebajarse un poquito y dar su brazo a torcer, porque aunque tiene que ser cosa de los dos, si tú no das, me va a ser muy difícil comenzar a darte. Si te tengo ahí es por algo, y espero no tener que arrepentirme".
Lo único que dijo Toño fue que se había sentido dolido por el beso y defraudado porque en su cita con Jenni, ella le había contado otra versión de lo sucedido con Luismi, y por eso fue por lo que se había puesto tan a la defensiva. Al final, tras mucho recapacitar, tomó la decisión de bajar, y tras darse un abrazo a cada uno de sus pretendientes, aunque a unos más intensos, como a Toño, se sentó en su trono, para comenzar de nuevo con toda la fuerza y las ganas necesarias para encontrar al amor de su vida.