Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenni prefiere marcharse a desvelar el nombre del amigo traidor

Jenni no estaba dispuesta a desvelar el nombre del amigo que supuestamente había traicionado a Oliver y el tronista no estaba dispuesto a seguir conociéndola sino le facilitaba esa información. Un círculo vicioso que no parecía llegar a ningún lugar y que ha llevado a Jenni a decidir abandonar la conquista del alicantino. "Yo me voy a mi casa y luego le llamo y se lo cuento". Una decisión calificada por todos de "inmadura", al ser más que evidente la atracción de tronista y pretendiente.
"Yo cuento lo que me han dicho pero nunca digo quién lo ha hecho porque no me gusta crear malos rollos"
 
 
 
 
 
Dicho esto, el deportista le dio dos besos a Jenni de despedida. Con las lágrimas a punto de asomar por sus ojos, Jenni se mostró dispuesta a marcharse. "Si yo le gusto o algo, cuando termine el trono me buscará y ya está", aseguró la pretendienta. Nadie daba crédito a lo que estaba pasando y los asesores y Raúl estaban de acuerdo que en el motivo por el que se iba a marchar era completamente absurdo pero, Jenni seguía en sus trece. Oliver quiso dejar claro que era ella la que había tomado la decisión de irse y no él el que la quisiera expulsar.
La cosa comenzó a entrar en un círculo sin salida. Si Oliver quería saber el nombre de su amigo lo iba a saber. "Luego te llamo por teléfono y te lo cuento cuando yo ya esté fuera de aquí", aseguró Jenni. Pero el asombro seguía en el aire y todos intentaron que la pretendienta entrara en razón y no renunciara a su silla de pretendienta por algo así. Además, Oliver que en el fondo no quería que su pretendienta se marchara intentó provocarle una vez más. "Yo voy a salir de aquí con mi princesa y no va ha haber hueco para ti", le dijo.
Jenni estaba disgustada y no dispuesta a entrar en razón pero, Emma quiso que escuchara la opinión de todos los ganchos para intentar que tomara la decisión más adecuada. Todos estuvieron de acuerdo en aconsejarle que dijera el nombre del amigo traidor y que no perdiera la oportunidad de encontrar la felicidad con Oliver. Bueno, todos no. Vicente le recomendó que se lo dijera en privado porque a ella se lo habían contado en privado. Sin embargo, Oliver no estaba de acuerdo. "Si ella sale no vuelva a entrar. Lo ha dicho aquí y aquí tiene que decir su nombre", sentenció.
La situación se estaba alargando demasiado e incluso, se llegó a cuestionar que Jenni se lo estuviera inventado y Emma decidió llegar al final. Le pidió permiso a Oliver para que la pretendienta pudiera salir a reflexionar cinco minutos y volviera con una decisión tomada. "Cuando yo esté con ella en mi casa y le pase esto, ¿Qué hago? ¿Te llamo a ti para que la saques?", contestó el tronista. La cosa no daba para más. Oliver no quería que Jenni se fuera y ella no estaba dispuesta a desvelarle el nombre de su amigo en plató por lo que Miriam se metió por medio y pidió a Jenni que se quedara a reflexionar en la mesa camilla un ratito.