Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luismi se lanza y besa apasionadamente a Jenni

En su cuarta cita, Luismi y Jenni se mostraron más cariñosos que nunca. Tanto que el feeling y la pasión fueron los grandes protagonistas del encuentro. Entre caricias y tonteos, los chicos se dejaron llevar, y Luismi, sin pensárselo dos veces, se lanzó a la piscina, y besó apasionadamente a su tronista. Pero este romántico momento, duró muy poco ya que Jenni no se tomó nada bien esta demostración de sentimientos.
"Es nuestra cuarta cita y ya estás en una cama" , comenzó bromeando Luismi, pero continuó más serio pidiéndole a sus tronista que "Quiero que me demuestres, como yo te estoy demostrando, algo. Mi barba, que sabes que me ha costado bastante". Jenni le dijo que "Estás más guapo así, tonto. Que te he hecho un favor".
Los chicos cada vez estaban más juntos, tanto que Jenni tuvo que decirle a Luismi que "Me das calor, me das calor". Los arrumacos se sucedían, pero el pretendiente no cesaba en pedirle que necesitaba algo más por parte de la tronista. Ésta le preguntó: "¿Qué quieres que te demuestre? ¿No te estoy demostrando nada? Eres el que más citas llevas". Luismi le dijo que "Tú pides cosas y yo te las estoy dando", y ella, muy rápida, le contestó que "Pídeme tú y yo te daré lo que tú quieras. Yo te he pedido y tú me has dado, pues tú me pides y yo te doy".
"¿Sabes que estamos en una cama?", le dijo, muy pícaro, el pretendiente. Cada vez más juntos, los roces, los abrazos y los besos se continuaban. Entre cariñito y cariñito, Luismi le pidió a Jenni que "Yo quiero que me demuestres tu cariño, de verdad. Así que puedes empezar aquí mismo a darme cariño". El feeling y la química entre ellos era evidente, sus labios estaban cada vez más cerca, y ambos sabían que estaban jugando con fuego, por eso Luismi, muy nervioso le susuró a Jenni que "Esto es muy tentador para mí". Ella, muy cómoda al lado de su pretendiente le preguntó qué era lo que, realmente, le apetecía hacer en ese momento. Él, simplemente, le contestó que "Aquí tan cerca, pues ya ves".
Luismi besa apasionadamente a su tronista
Y, sin pensárselo dos veces, le preguntó "Si cierras los ojos, ¿confiarías en mí?", Jenni asintío y Luismise lanzó dándole un apasionado beso, que dejó a la tronista sin palabras. Cuando reaccionó, Jenni, se separó súbitamente de su pretendiente. Los remordimientos y el qué dirán invadieron los pensamientos de la chica, que torció el gesto. Al darse cuenta, Luismi le preguntó: "¿No estás segura de lo que has hecho?". Jenni, estaba muy confundida, "No es que no tuviera ganas, pero a lo mejor ha sido muy precipitado. No salgo de una cuando estoy en otra, y no quiero hacer daño a gente que, a lo mejor, esta ahí".
La tronista, atorada por lo sucedido, no sabía qué hacer, qué decir, ni qué pensar . Así, le dijo a Luismi que "Me quiero ir". El pretendiente estaba desconcertado, no entendía porqué había reaccionado así Jenni, pero atendió su petición y se marcharon. Antes de despedirse, el chico le pidió a la tronista que le diera un último abrazo, pero ella, algo áspera le espetó que "No, que ya te he dado bastantes".
Pero a Jenni no le gustó el beso o... ¿si?
Tras la cita, los sentimientos de ambos estaban bastante agitados. Jenni comentó que "Me ha sentado mal que me diera el beso, más que nada, por Dani y por Toño. Y no me ha sentado muy bien que se haya lanzado tan confiado". Por su parte, Luismi, estaba orgulloso y seguro de lo que había hecho: "Ha sido un golpe que no me lo esperaba, la verdad. Simplemente, me he dejado llevar. Yo sigo pensando que sigo queriendo conocerla, estar con ella y que tiene muchas cosa que aportarme".
En plató las reacciones no se hicieron esperar . Obviamente, al resto de pretendientes de Jenni no les gustó la iniciativa de Luismi, y celosos, dijeron abiertamente, que no había estado bien, ni por parte de él ni por la de ella. Jenni intentó excusarse, pero no pudo, ya que al final, aunque dejó claro que sentía mucho si había hecho daño a alguien, tuvo que adimitir que era consciente de que ella misma había provocado la situación y que, en el fondo, le había gustado el beso.