Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maikel: "Voy a luchar con todas mis armas de seducción hasta que nos enamoremos"

Tras la intensa tercera cita de Maikel y Silvia, la cual acarreó unas fuertes consecuencias por parte de los demás pretendientes, ambos han afrontado el cuarto encuentro con la intención de limar asperezas y aclarar todo lo que ocurrió. Maikel, por su parte, ha declarado toda su amistad a la tronista y su intención de ser su pareja.
El pretendiente ha sentido pena por cómo se han ido los compañeros que abandonaron en el anterior programa, y ha mostrado todo su interés en saber cómo le sentó a Silvia. Ésta ha aclarado que se ha confirmado que ninguno de ellos estaba ahí por ella. "Son unos cobardes", ha añadido la tronista.
En cuanto a sus sentimientos, tanto Maikel como Silvia han reconocido que es muy pronto como para decir que hay amor entre ellos, y han mostrado todo su interés en saber más el uno del otro. "Amor no puede existir todavía", ha declarado el pretendiente. También se ha aventurado a prometer que si el beso se lo hubiera dado a otro, él no se habría ido. Es más, se hubiera quedado para seguir luchando, ya que, según ha dicho, es un ganador. Pero Silvia ha querido saber también qué es lo que siente su pretendiente de ella. "Tienes cosas que me gustan, y otras que no tanto, pero se pueden limar", ha añadido Maikel. La tronista no ha podido ocultar sus emociones y ha vuelto a romper a llorar.
Todo el lío del beso parece no haber mermado las ganas del pretendiente de conquistar a su tronista. Todo lo contrario. Maikel ha prometido que luchará, con todas sus armas de seducción, para enamorarle. Sin embargo, la actitud del madrileño en particular, y de todos los pretendientes en general, no termina de convencer a todo el mundo. Raúl, el gancho del programa, les ha aconsejado que se impliquen más y que las hagan reír.