Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maite le da un notable a Vicente

si no le convencía, le echaría.
Pero Maite, nada más llegar, le hacía un pequeño reproche en clave de broma a su pretendiente: "A veces te veo en plató como... En tu mundo, in the parra". Él reconocía que hasta el momento no había habido mucha conexión con unas miradas malinterpretadas de por medio: "Me hiciste polvo cuando coincidimos en una mirada" y es que él le hizo un gesto de aburrimiento que ella no supo comprender.
Resuelto el problema, Vicente dio un golpe de efecto: Había traído unas fotografáis para mostrar a Maite su vida en fotos y, así, que pudiera conocerle mejor. Pero no sólo le mostró lo que ha pasado a lo largo de todos estos años, también se lo contó: "Me he equivocado mil veces en mi vida pero no me arrepiento, quiero que sepas que aquí tienes una persona con la que puedes contar par alo que quieras" y, con estas palabras, logró su objetivo: Sacar la sonrisa de Maite que él quería ver.
La cita acabó, pero la tronista se ocupó de decirle al pretendiente que se iba "con muy sabor de boca". Y tanto ya que valoraba la primera cita con un notable, un 7,5 e incluso creía que podría llegar al "10" con él. Vicente parecía estar de acuerdo, valoraba el encuentro con un ocho y su objetivo era llegar al sobresaliente.
Maite Alonso sonrió viendo su cita con Vicente pero no lograba sacudirse la tristeza que arrastraba durante todo el programa. En ese momento,decidió jugar sus cartas gastándole una broma. El pretendiente decía tener una confidencia, aseguraba haber denunciado a alguien del programa y le tendía el papel de la denuncia a su tronista para que la leyera. Nada más ver el papel, Maite no podía evitar, a partes iguales, las lágrimas y las carcajadas y es que Alonso le había puesto una particular denuncia sentimental:
El pretendiente leía: "Juzgado nº 3 de Madrid. Don Alonso Bermejo, de profesión pretendiente, comparezco y como mejor proceda en derecho declaro: Hago constar mi denuncia sobre los hechos que expongo de los cuales se deduce claramente que existe delito: Los hechos son primero que el día 4 de junio de 2010 junto al resto de pretendientas le robé un beso a Doña Maite Gallego, de profesión tronista soltera de 23 años, porque ella quiere (...) Declaro que abordé sin pensar y dejándome llevar por un impulso a la voz de 'bésala ahora'. A su vez esta me sustrajo, aprovechando el momento, una serie de sentimientos que se generaron: Polémica, la cual me da igual, complicidad, seducción y todas las ganas de seguir conociéndote. Segundo que declaro haber llamado a los servicios de producción unos 30 minutos después del robo buscando y esperando para solicitar una cita para aclarar el tema".
Maite no pudo leer la denuncia, tuvo que hacerlo Alonso porque ella sufrió un ataque de risa. ¿El Veredicto? Ella no tenía dudas, Alonso es "Inocente".