Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maite se derrumba al expulsar a David, "no siento lo mismo que con los demás"

No había ocupado su trono todavía cuando . La tristeza le inundaba, y alguna lágrima contenida se asomaba por su cara mientras el programa transcurría con normalidad. Sin embargo, la madrileña no quiso adelantar lo que le pasaba hasta que no se viera su cita con David. Y así fue. a Maite ya se le veía un semblante distinto al habitual
En su cuarto encuentro, el pretendiente quiso citar a Maite en una tienda de artículos eróticos. "Sé que es muy arriesgado, pero como dijo que quería ver mi punto más cañero me he decidido", ha declarado David. Y no podía tener más razón. Maite, cuando supo dónde se dirigía, no negó su desilusión y, una vez dentro del establecimiento, se confesó al pretendiente. "Te dije que necesitaba más de ti, pero no me refería a esto", le ha dicho Maite a David. El semblante del castellano-manchego cambió por completo: "La he liado parda", aunque reconoció que se esperaba que no le gustara.
Emilio ya abrió la veda en cuanto a sentimiento de culpabilidad se refiere, y David ha querido seguir sus pasos. "Me ha faltado mente", ha dicho el pretendiente. Sin embargo, Maite le ha tranquilizado asegurándole que no es así. David también ha querido recordar el beso que Maite le dio en la cita que tuvieron en su pueblo. ha reconocido el pretendiente. La situación se volvía más difícil para Maite, y lo que le quedaba aún a la madrileña, la cual se ha sincerado totalmente: "No siento 'cositas' en el estómago cuando estoy contigo como cuando estoy con los demás". David no sabía donde meterse y, en un último esfuerzo, declaró todo su amor a la tronista afirmando que, cuando le conoció, le vio como la mujer de su vida. Sin embargo, esa presión no hizo más que empeorar las cosas. "Me agobias con esas cosas", ha reconocido Maite. Para el pretendiente, ese beso supuso mucho más que para la tronista: "Siempre pienso en ti, y con ese beso sentí algo muy fuerte",
 
 
El jarro de agua fría ha dejado helado al pretendiente. Pero también ha supuesto un shock para la madrileña, que no puede evitar sentirse una bruja, aunque sabe que era mejor cortar las cosas antes de que se hagan más daño. "No pegamos nada, y no creo que podamos llegar a ser pareja", ha sentenciado la tronista.
Maite y David logran emocionar a todos
Las emociones no habían hecho más que empezar, y en el plató han desbordado a todos los presentes. Maite ha reconocido que no puede evitar tener sentimiento de culpa ya que cree que es uno de los que más se merece seguir en el programa, pero no puede forzar la situación. "Me gustaría sentir otras cosas, pero lo llevo pensando varios días y no puede ser", ha dicho la tronista. Uno al lado del otro, Maite y David han dejado fluir las lágrimas arrastrando a todos los demás. El pretendiente ha asumido la situación y ha confesado preferir irse cuanto antes del programa y pasarlo mal fuera que quedarse y permitir que ella lo pasara peor. Maite le ha pedido que no le guarde rencor, y David ha hecho gala de su inmensa generosidad como persona: "Nunca te dejaré de lado".
Los pretendientes, de los dos bandos, no han reprimido sus emociones y han arropado al expulsado propiciando una situación inédita, además de elogiar lo buena persona que es. Emma, por su parte, ha agradecido la trayectoria del pretendiente, y ha destacado que ha generado el momento más dramático de los vividos en los dos años de vida del programa. Sin embargo, Maite no ha podido aguantar más y ha tenido que abandonar el plató. Acompañada por Miriam, la tronista ha explotado y no ha parado de proclamar el sentimiento de culpabilidad que le recorría. La consejera del amor ha admitido que no puede evitar sentirse así, pero le ha recordado que lo ha hecho en el momento adecuado. "Mejor hacerle daño ahora, que más tarde", ha concluido Miriam.