Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manuel y Raúl explotan con Astry

Antes de irse, Raúl ponía las cartas sobre la mesa y le pedía a Astry que "No los trates como trapos sucios". Esta frase sirvió para que la cubana entrase en cólera y acabaran a gritos.
Aún con la ira en las venas, Raúl dedicó unas palabras para la tronista que precisamente bien no le iban a sentar. "En la vida he aguantado que una mujer me hiciera lo que me ha hecho ella" aseguraba enrojecido de rabia. El madrileño criticaba las constantes lágrimas de Astry y añadía que "Tiene un botón que las personas lo tenemos para guiñar los ojos y ella lo tiene para llorar". Además, le auguraba un mal futuro, ya que, según Raúl, "Va a estar cambiando de pretendientes y buscando el amor dos años".
Al día siguiente, Manuel nos sorprendía a todos con su actitud. El gaditano explotó, al ver cómo su tronista había eliminado a Raúl. "Nos trata como mierda, soy una persona y tengo más clase que ella durmiendo" exclamaba Manuel. Sin embargo, el pretendiente se lamenta de la forma de ser de la cubana porque "Es un pena, era una chica que me gustaba". Aún así, sus desprecios hacia ella no cesaron y "No tiene educación, ni saber estar, ni nada" y aseguraba que "No está ahí para buscar el amor, sino para machacar a todo el mundo".
Astry no se sorprende al escuchar estas críticas y califica esta actitud como "la pataleta del siglo". De Raúl no tiene nada que decir y de Manuel señala que "Es su opinión y la respeto, si es tan perfecto como dice pues muy bien".
Por su parte, Pipi compara la despedida de Raúl y Manuel con la cordial y elegante despedida de Eric, quien "Se ha ido de buenas maneras y le ha dado un beso a Astry, no hay que perder las formas". Aunque el periodista justifica la reacción de los pretendientes porque "En la vida sucede lo mismo y hay ocasiones en las que se pueden perder las formas, ya sea por despecho y por enfado".