Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manuel: "La cosa acabó calentita"

Una cita en una piscina, donde la temperatura del agua subió claramente tras el paso de la pareja por ella. Ha quedado patente que la atracción sexual entre Manuel y Silvia existe, y no se han cortado en demostrarlo, teniendo una cita con mucho más lenguaje y juego corporal, que palabras.
Manuel ya entraba con ganas en la piscina, y se tiraba en bomba. El tronista le explicaba que es muy intuitivo, y que "la primera cita con una persona me dice mucho", que con eso puede darse cuenta de si la cosa puede ir adelante o no.
Silvia le confesaba que "me gustan los chicos como tú", y a Manuel también parecían gustarle las chicas como Silvia, ya que le retaba a acercarse cuanto pudiera. La pretendienta no se andaba con rodeos, y le respondía "lo que tú quieras".
 
Si algo estaba quedando claro en esta cita de pocas palabras, es que los gestos hablaban por si solos, y contaban que la atracción sexual entre ambos era muy fuerte. Manuel era consciente de ello, y le advertía a Silvia que "se van a poner todas las chicas muy celosas de ti".
 
La cita prosiguió entre juegos, abrazos y demás arrumacos en el agua, de la cual iba subiendo poco a poco la temperatura. "Me ha encantado verte", era lo que le salía a Manuel a la hora de decirle adiós a Silvia. Y acto seguido confesaba lo que era evidente: "ha habido mucho acercamiento, mucho roce", y añadía que "con esta chica tengo una atracción especial desde el primer momento".
 
Silvia también finalizaba la cita satisfecha, y decía que aunque aún les queda por conocerse, "creo que la cosa va por buen camino". Manuel iba más allá, y aseguraba que "la cosa acabó calentita".
 
 La importancia de la atracción
 
Tras ver la cita en plató la primera en hablar fue Karla, quien aseguraba haber visto "mucho cuerpo, pero no comunicación fluida", y que eso no permite conocer a una persona. Lan, amiga de Silvia, opinaba que sí que habían conversado, aunque en gestos, que estaba claro "que la atracción entre ellos existe", y además aprovechaba para advertir a las otras pretendientas que "está más delante de lo que pensáis".
 
Noelia compartía opinión con Karla, y decía que en la cita sólo había visto atracción sexual, y nada más. Virginia, sin embargo, veía en Silvia una mujer completa, "porque tiene eso de niña y eso de mujer". Aunque de todos modos aprovechaba para decir que "Silvia es más de lo mismo que has conocido fuera, y conquistar con el cuerpo lo saben hacer todos".
 
Miriam no opinaba lo mismo, y les advertía que no debían subestimar al sexo, porque "requiere un arte y un talento que sólo ha conseguido Silvia". Sin embargo, reconocía que "en Silvia algo falta que no le termina de llenar". Pipi, de nuevo contrario a la opinión de su mujer, decía que "las neuronas no son operables". Y Karla le apoyaba diciendo que "se ve muy guapa, pero para conocer se necesita algo más que sexo".
 
De todos modos, Miriam seguía en sus trece, y aseguraba que Silvia era la favorita claramente, "porque en lo primero que se fija uno es en el físico". Manuel le daba la razón, y afirmaba que "en el físico me tiene ganado totalmente".