Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manuel salva la cita con éxito

Manuel cita a Astry en un restaurante, pero lo que no se espera la morena al llegar, es que su pretendiente se había convertido en un chef en toda regla.
El gaditando la ve entrar y le dice que "Si me das un segundito termino ya", pero Astry no sabía qué estaba haciendo él, así que comienza la cita algo malhumorada.
"Es que me pones de una mala leche..." le espetó al verlo aparecer con los platos. Sin embargo, era cuestión de segundos que su enfado se disipara.
La cubana reconoce que "Eres un buen chico, lo que pasa es que yo ahora no lo pienso". A pesar de las contestaciones de Astry, Manuel no pierde la sonrisa y trata de conquistarla a toda costa.
Manuel lamenta que "puedas pensar de mí que soy falso, porque creo que he sido el único que te ha dicho las cosas a la cara". Esta frase levanta sospechas de la tronista hacia sus pretendientes y le pregunta si "¿Me puedes decir quién es sincero y quién no?". Manuel responde que "Yo vengo aquí a conocerte a ti y no voy a caer en el error de criticar a nadie".
Por ahora, la cita no va muy bien y los esfuerzos del gaditano por reconfortar a Astry están siendo en vano. Pero el momento de gloria de Manuel llega cuando dice, broemando, que "Podemos tener feeling y ya que me estás tirando de la lengua te lo voy a decir, mirando el plantel que hay, la persona más afín creo que soy yo. Soy jovencito, 28 años, guapote y tal, ya te digo, un yogurcito". Este acertado comentario ha hecho que la cubana se olvide de los malos rollos que tenía con Manuel y el gaditano ha conseguido arrancarle una carcajada.
Astry ha acabado la cita más liada que nunca y explica que "Vengo aquí a la cita con Manuel pensando que lo voy a dejar todo claro y luego vengo aquí y me hace un detalle súper bonito y me cocina, de verdad yo estoy hecha un lío".
Por otro lado, Manuel no pierde la esperanza y se apunta un punto a su favor: "Ya veo que se le ha pasado un poquito el enfado y yo vengo a por todas, mira nada más que esto, si es que soy un partidazo".
En plató nadie apuesta por esta pareja, aunque Astry, que es la que tiene la deicisión final, asegura que "Yo con Manuel tengo una relación de amor odio, porque yo en mi casa pienso que me lo voy a quitar del camino, pero es que luego llego y no se qué me pasa con él. Voy a seguirle conociendo, porque me enfada muchísimo, pero luego tus detalles Manuel..."
Sin embargo, Miriam piensa que "sigue demasiado nervioso y demasiado compulsivo, no le veo futuro". Vicente cree lo mismo que Miriam y añade que "ese hombre no es el hombre de tu vida, lo más parecido que hay aquí al hombre de tu vida soy yo, que te doy calabazas porque no quiero nada contigo. Los vales que tienes de Manuel, devuélveselos, porque después de las citas que llevas con él, todavía no terminada de arrancar nada, no hay nada, porque si lo hubiera, desde el principio se nota cierta atracción, sólo te va a dar calentamientos de cabeza y problemas".
Astry se queja de que "en todas las salsas y todos los líos está Manuel. Pero también me parece muy coherente lo que está haciendo en estos momentos, él defiende a Javi porque cree que realmente es injusto lo que están diciendo de él". Y responde a Vicente diciéndole que "Tiempo al tiempo, también puedo domarlo".
Manuel, por su parte, se defiende y asegura que "El único problema que hay aquí es que somos los dos tan cabezones que en vez de disfrutar de la cita, nos preocupamos de hablar de tonterías y chorradas. A partir de ahora sólo voy a disfrutar de estar con ella que es para lo que he venido realmente"