Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marta: "Mira que cara de tonta se me ha quedado"

A la tronista la halaga mucho que Álavaro "En todo momento que te miraba estabas mirándome". Pero ella no es la única impresionada, ya que el pretendiente ha quedado encandilado con los ojos de Marta, que asegura que "Me estoy quedando loco con tus ojos".
La catalana no se deja conquistar por sus palabras y entre risas le dice al pretendiente que "Eres mazo de zalamero". A lo que Álvaro responde asegurando que "Soy un romántico de los de antes".
Para rematar la faena y terminar por conquistar un cachito del corazón de la tronista, Álvaro le dice unas frases en catalán, que traducidas al castellano significan: "Hoy estás muy guapa. Cuando has entrado en plató se me ha parado el corazón". Estas pocas palabras han causado mucha emoción e ilusión en Marta, quien le ha dado un fuerte abrazo como agradecimiento a sus elogios.
Además, el pretendiente, a pesar del poco tiempo que lleva en el programa luchando por el corazón de la tronista, se ha puesto celoso de sus compañeros y asegura que "Cuando le has dado la minicita a Tony, me ha entrado una rabia... Creía que me ibas a coger a mí". Pero Marta lo calma señalando que "Mi corazón está vacío ahora mismo, no hay nadie en él".
Al final de la cita, Marta ha mostrado entusiasmo por Álvaro e indica que "Me ha sorprendido. El hecho de que me haga una cosa así significa que ha pasado un tiempo de su vida pensando en mí".
El joven pretendiente ya conquisto al público, a los consejeros y a los ganchos cuando entró como aspirante a pretendiente de Tamara. Y el chico sigue en su línea, tras esta intensa cita, muchos han sido los que han quedado prendados con Álvaro, Pipi el que más: "Si fuera una chavala, me tenía ganado. Además, yo tengo debilidad con Alvarito, porque me identifico con él cuando yo tenía 19 años, es locuaz, tiene desparpajo", asegura el periodista, cuya mujer no le deja terminar la frase y exclama con huasa que "¡Entonces te van a caer una sarta de cuernos hija que madre mía!"
El consejero no se enfada ante las palabras de su propia mujer y continúa aconsejando al pretendiente que "Lo importante en la vida es la nobleza y o que llevas dentro. También tiene una cosa muy importante, que es un fantástico hijo con su madre y quien es un buen hijo, acaba siendo un gran padre". Y es que Álvaro tiene unos 19 años muy bien llevados y con las ideas muy claras. Marta sigue sorprendida y le ha impactado mucho porque "Mira que no me los esperaba el primer día".
Los ganchos, por su parte, tienen opiniones diversas. Así, Maribel asegura que "De Álvaro se puede enamorar cualquiera, porque tiene todas las virtudes poco comunes, pero Marta, que es Marta la dulce, la veo muy cerebral, le pone ojitos a todos. Creo que eres bastante más cerebral que sentimental". Ana también arremete contra la tronista y cree que "Estás equivocada en al trono, eres una gran actriz, para el cine serías número uno, porque estabas descolocada con Antonio, luego vino Eric, que es totalmente distinto de Antonio y también te gusta, hija, ¡aclárate!"
Marta se justifica ante las acusaciones y añade que "Hay sentimientos a diferentes niveles y diferentes grados. Cada uno me provoca cosas distintas. Con Antonio simplemente fue la ilusión que yo me tomé muy a pecho y me decepcionó el último día de estar aquí".
Por otro lado, Vicente va directo a por Álvaro, de quien dice que "Lo veo un peliculero y simplemente por el tono de voz que emplea, se ve a años luz que lo que está diciendo es mentira. Y Marta, si que te traduzcan una frase normal al catalán, es mucho para ti, que baje Dios y lo vea. Si te quedas con él te va a ir igual que a las cronistas anteriores: fracaso". El pretendiente, ni corto ni perezoso, le contesta con una de sus frases al manchego: "Yo quería contestarle al medio hombre pegado a un flequillo. Lo de la frase en catalán se llama tener un detalle con una mujer, cosa que tú no tienes para nada".
Sin embargo, Viriginia no se decanta ni por uno, ni por otro, simplemente, "A mí no me convence ella, ni me convence él".