Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marta le concede un deseo a Carlos: Un beso

Con la varita mágica de Marta, Carlos formuló un deseo: "Un beso e irme contigo de la mano" pero Marta dudó si concedérselo o no. Fue una cita llena de miradas, sonrisas, medias palabras, dobles sentidos... pero, finalmente, el corazón pudo con la cabeza y se lanzó concediéndole el deseo a Carlos.
Juntos, se sentaron en una fuente... entre Marta y Carlos fluye algo que no se puede definir con palabras aunque Marta ya se atrevió a calificar como magia. En sus ojos se lee todo pero ninguno de los dos encontraban las palabras para hablar. 
"Es importante caerle bien a la suegra", decía ella, "lo del corazón ha sido muy bueno", decía él, pero la conversación no acababa de fluir. Entre risas, Marta le daba su varita a Carlos y le pedía que formulara un deseo y Carlos lo tiene muy claro: "Beso e irme contigo de la mano", un deseo que por esperado y compartido, dejó sin palabras a Marta quien sólo sabía que no quería que la cita acabara y es que el tiempo entre un programa y otro "se hace largo", dice Carlos.
Carlos decidió regalarle su pañuelo, se acercó a ella pero el beso no llegaba, se conformaban con un beso en la mejilla, en la frente, besos cada vez más largos que acabaron en un no menos largo abrazo.
Una vez se separaron, cada uno se dirigió hacia su cámara para hablar de sus impresiones en la cita. Marta no podía evitar girar la cabeza y él la miraba, ella aún dudaba si concederle el deseo o no, "por una parte quiero correr pero por otra parte... mi cabeza dice una cosa y mi corazón dice otra".
Por fin, Marta se dejó llevar y corrió hacia el lugar donde Carlos hablaba a su cámara. Le sorprendió y le dio el beso, "se me ha ido la cabeza", le decía ella.
Pero el que no pudo soportar la presión fue Álvaro, el pretendiente miraba la cita desde plató entre la sorpresa y el enfado por lo que, cuando acabó la cita, no dudó en levantarse, despedirse de su tronista y abandonar el plató "Me parece de tontos luchar contra las evidencias, que sean muy felices juntos".
Y Marta no habló, no sabía qué decir ante la marcha de Álvaro, no supo retenerle y en plató se le calificó de "falsa" por Maribel y Tamara. Finalmente, la tronista no pudo soportar la presión y se plantó frente a sus pretendientes y, dirigiéndose primero a Carlos le dijo: "Sabes que siento algo por ti y sé que te va a doler pero es que precisamente por Álvaro también siento algo. Además, ya os lo digo, más por Álvaro que por vosotros cuatro (refiriéndose a los otros cuatro pretendientes)".
Acto seguido, Marta abandonó el plató en busca de Álvaro.