Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Meritxell le gustan los chicos chulitos y macarillas y Michael no se ajusta al perfil

Meritxell y Michael tienen muchas cosas en común. Los dos son guapos, sinceros y entre ellos apenas hay diferencia de edad, han sido padres muy jóvenes y además ahora los dos están buscando a su media naranja. Sin embargo, la "chispa" entre ellos no surgió y la tronista decidió expularlo justificándose en que le gustan los chicos más activos y más 'macarrillas'. El tronista se marchó sin rechistar y poco después regresó a plató asegurando que Samira le gustaba y que quería ser su pretendiente. El segundo intento también le salió mal ya que la respuesta de la malagueña fue tajante: "La basura que se tira no se vuelve a recoger".
En su primer encuentro con Michael, . El pretendiente se mostró muy sincero desde el principio y para demostrárselo la llevó ante una gran escultura en la que se leía "NO", para confesarle aquello que jamás iba a hacer. "No pienso mentirte y no voy a engañarte", le aseguró el pretendiente. Meritxell quiso romper el hielo y comprobar si podría surgir algo entre ellos
Meritxell  descubrió que tenían muchas cosas en común, ella tiene 26 años y él 25, ambos han sido padres muy jóvenes y saben las responsabilidades que ello conlleva.  La tronista se sintió muy cómoda junto a Michael y, aunque no quiso precipitarse, aseguró tras la cita que el pretendiente tiene muchos puntos que podrían encajar con ella y se atrevió a decir que era su "prototipo de chico".
Durante el encuentro cuando Ricard le reprochó que regresara después de haber sido pillado en casa de unas chicas dando un masaje sin camiseta a una de ellas. La tronista dejó claro que la única que puede elegir si un pretendiente se queda o no en el plató es ella, y le gustó que Michael no se involucrara en su decisión. La tronista también quiso aclararle que lo que la llevó a expulsar a todos los imitadores de Rafa fue "un arrebato" y le confesó que, a partir de ahora, se iba a basar más en el interior que en el físico a la hora de elegir a sus pretendientes. Decisión que matizaría más tarde en plató cuando explicó su decisión de expulsar a Michael.  Meritxell quiso agradecer a Michael que defendiera a Rafa
A los colaboradores del programa no les gustó esta primera cita. y  estuvieron de acuerdo en que habían notado una falta de "conexión" y de "comunicación" entre ellosMeritxell les contestó que había estado muy a gusto en la cita y que su pretendiente le había parecido agradable. Las palabras de la tronista no convencieron a Emma, que tuvo la sensación de que había un muro entre la tronista y el pretendiente. Virginia opinaba igual que la presentadora y, segura de que a Meritxell no le entusiasma Michael, añadió que el motivo de que a Meritxell no terminen de gustarle ni Rafa ni Michael es que "le gustan los hombres macarrillas".  Miriam Pipi 
La alicantina no pudo ocultar sus sentimientos, . Meritxell comentó que el pretendiente es muy agradable y muy simpático pero entre ellos no había nacido la "chispa" que ella necesitaba. En estas circunstancias, la tronista matizó lo que había dicho en la cita respecto a que iba a mirar más el interior de las personas y menos el físico y añadió que, aunque volvió a repetir que no quería imitadores de Rafa, sí le gustan los chicos más decididos, más activos y más macarrillas. Rafa le gusta y siente que con él tiene química, todo lo contrario a lo que le sucedía con Michael
Michael captó las palabras de su tronista y se marchó con buen talante confesar que Samira le gusta y que quería ser su pretendiente pero, pocos minutos después, regresó a plató para . La nueva tronista se quedó de piedra y con un tono algo seco le espetó: "La basura que se tira no se vuelve a recoger". La cara del pretendiente palicedió y al verlo, la malagueña le explicó que no quiere pretendientes de otro bando sino "gente nueva". Meritxell se puso de parte de su ex pretendiente y le comentó a su compañera que el chico sólo llevaba en el programa un par de días y que no le había dado tiempo a sentir nada por ella pero, la decisión de Samira fue inamovible, no lo quería como pretendiente y punto.  "No quiero que se quede, no me gusta", concluyó la tronista.