Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Meritxell: "No has parado de mirarme, he sentido mucha complicidad"

En su primer encuentro, Meritxell y Rafa pasearon por el navideño centro de Madrid entre nervios y sonrisas. La tronista decía sentir mucha complicidad con Rafa porque siempre la mira en plató, consiguiendo tranquilizarla, serenarla y darle seguridad. Unas palabras que halagaron al pretendiente quien se sentía con más ganas aún de conquistarla.
En su primera cita, Rafa no podía parar de temblar entre el frío y los nervios. Con un bonito árbol de navidad tras ellos, la tronista quiso relajar a su pretendiente hablando de aquello que surgió entre ellos en el mismo momento en que ella entró en plató y es que Meritxell asegura que su pretendiente no para de mirarla a lo largo del programa, "me fijo y me miras mucho, he sentido complicidad", decía la tronista y es que las miradas y sonrisas de Rafa conseguían tener un efecto tranquilizador en ella, "me das seguridad", decía.
Rafa asegura que, con su entrada, se ha duplicado su ilusión por venir al programa "Al verte, oírte, en persona ganas... estoy muy nervioso". El pretendiente titubeaba pero sí sabía expresar su objetivo con claridad: "Me gustaría conocerte y que tu quieras seguir conociéndome".
También hubo tiempo para hablar de la historia de Meritxell, sus problemas, su pasado y lo mucho que quiere a su hijo, un tema en el que Rafa se define como "buen canguro".
Pero había algo que no dejaba tranquilo a Rafa y es que el pretendiente quería dar un abrazo a su tronista desde el moemnto que llegaron, y dicho y hecho, Meritxell premió la seguridad que le daba su pretendiente con un largo abrazo acabando así la cita.
Acabada la cita, Meritxell estaba encantada y definía la cita como perfecta a pesar de los nervios del primer encuentro.