Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Morenaza, ojazos... Está chica es para mí"

Estaba claro que la atracción sexual entre Oliver y Natalia era muy fuerte, y la cita no hizo más que confirmarlo y aumentar la atracción. Oliver consideraba que esta morenaza podría ser la mujer madura que él estaba buscando para sentar la cabeza y Natalia no estaba dispuesta a desaprovechar la oportunidad de llevarse a casa un bombón como el alicantino.
"A mí solo me importa lo que pienses tú",
 
El tronista por su parte, se mostró muy ilusionado y la piropeo. "Morenaza, ojazos, está chica es para mí", reconoció Oliver que había pensado al verla. Metidos en piropos, Natalia le aseguró que a ella le volvían loca los hombres con perilla y que Oliver parecía un hombre mucho más duro que lo que decía su edad.
 
Natalia le comentó que tenía treinta años y las cosas muy claras. Algo que esperaba que a él también le pasara. Oliver le dijo que estaba muy contento con la oportunidad que le habían dado y que no iba a desaprovechar la oportunidad. "Espero que con quien salga de aquí sea para algo serio", aseguró el alicantino.
 
"No me extraña que las chicas se hayan puesto celosa cuando he entrado" , aseguró Natalia sin ningún tipo de modestia. "Si están celosas que luchen", le contestó Oliver antes de comentarle que estaba sintiendo muy buenas vibraciones al estar con él.
 
Después de los correspondientes abrazos y besos de despedida, Natalia se mostró llena de ilusión: "Estoy atacadísima de los nervios. Me ha encantado y creo que yo también le he gustado a él". Una sensación compartida por Oliver aunque expresada de manera más moderada. "Muy contento yo, muy contenta. Es una cita de la que salgo ilusionado", confirmó el deportista.
 
Sin embargo, en plató todo el mundo no pensó lo mismo. Vicente vio una cita similar al resto que había tenido el tronista. Para el gancho, Oliver se comporta igual con todas sus pretendientas. Algo que según el campeón de Taekwondo se debía a que todavía no sentía pasión, ni ganas de besar a ninguna de ellas. Poco a poco.