Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nikka desata la polémica nuevamente

En la tercera cita entre Nikka y Germán, la pretendienta quiso lanzar de nuevo la piedra, y dijo que hay pretendientas, que “de verdad que hay varias que están por estar, no están por ti”, pero nuevamente escondió la mano diciendo que “no voy a decir nombres”. Y nuevamente, con esta declaración lanzó la polémica que posteriormente iniciaría la guerra en plató.
hasta que no tenga pruebas prefiero no hablar
"soltar una bomba".
 
 
 
 
Oana opinó sobre la cita, y manifestó que nota "cierta desesperación por parte de ella". Nikka se excusó contando de qué iban las bromas de la cita.
Elena quiso manifestar su descontento ante esta situación, y dirigiéndose a la polémica pretendienta le dijo: "Tirar la piedra y esconder la mano. Vamos a decir las cosas claras y si tu crees que hay personas aquí que no estamos por Germán, pues se dicen los nombres de esas personas", tratando de aclarar este altercado surgido. María también se indigno, y le dijo a Nikka: "dedícate a enamorarle, y déjate de especular, di nombres, que eres una cobarde", añadiendo que "el tiempo va a poner a cada uno en su sitio".
Nikka revela los nombres
Ante esta situación y lo cargado que se estaba poniendo el ambiente, Germán decidió que era el momento de intervenir, y le dijo a Nikka: "si tu quieres decir las personas que crees que están aquí por estar, pues dilo, no pasa nada", con el fin de aclarar las cosas. Sorprendentemente Nikka accedió a hablar, y a dar los nombres a petición del tronista. "Que en realidad no les gustaba Germán, me lo han dicho Linda, Sabrina, y Paloma me parece que tampoco está por Germán", dijo la pretendienta lanzando la bomba entre sus compañeras.
 
Los dos asesores del amor, Paco y Raquel, mostraron su descontento ante estas acusaciones tan fuertes por parte de Nikka. Paco manifestaba su posición diciendo que le "parece que es una táctica de desgaste, de crear incertidumbre", y Raquel añadía desde una posición de incredulidad, "¡qué casualidad que son las candidatas más fuertes!".
 
Nikka quiso defenderse de estas acusaciones, diciendo que eso no era cierto, porque para ella Oana es una de las favoritas, y a ella no la había incluido, "de ella he dicho otra cosa", otra acusación diferente manifestada en el programa anterior, que se estaba viendo con su ex marido.
 
Las afectadas se defienden
 
De todos modos, después de que Nikka dijera los nombres, las afectadas quisieron manifestar su opinión y defenderse. Linda declaraba que "me parece el colmo, no tienes pruebas. Yo puedo venir un día y decir lo mismo de ti. Eso es una calumnia". Sabrina, le respondía, que "se está viendo muy clara la inseguridad que tiene Nikka hacia las demás, porque primero fue contra Oana, y ahora salimos nosotras tres, la forma de defenderse es atacando a las que ellas cree que son rivales". Y por último Paloma, que simplemente quiso decir que "el que se tiene que dar cuenta realmente es él, pero poco a poco se irá dando cuenta de las cosas y se lo iremos demostrando".
 
Oana atacada de nuevo
 
La trifulca con Oana se reanudó, y Nikka respondió haciéndole burla a su compañera, denominándola como "menuda serpiente", y añadiendo que "odio la gente hipócrita". La ofendida respondía a la dura acusación que esta no es forma de conquistar al tronista, ya que está pisoteando a otra persona. María también quiso manifestar su opinión ante la actitud de Nikka, y le dijo que "me parece una maleducada, la burla que le ha hecho a su compañera, sea lo que sea, eso es de ser maleducada, las cosas hay que decirlas con educación". Elena se sentía indignada, y añadía que "si realmente tenemos que conquistar a un hombre, pisando, imitando, pisoteándolas, cachondeándote de tus compañeras, yo estoy indignada". Nikka no sentía estar pisoteando a nadie, sino más bien "defendiéndose".