Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noel a Leo: "Relájate, ataca cuando te ataquen y siendo consecuente"

En la cuarta cita de Noel y Leo, no fueron ellos los protagonistas sino Luismi. Las discusiones entre ambos pretendientes eran frecuentes, por eso, la tronista pidió a Leo que le explicara por qué pensaba así. El chico, que no quería hablar de su compañero, terminó desahogándose con su tronista y diciéndole que ni se fiaba ni se creía a su compañero, opinión con la que Noel no estaba de acuerdo.
Noel no perdió el tiempo y nada más encontrarse con Leo le dijo que le explicara lo que le sucedía con Luismi. El pretendiente estaba algo reticiente: "No quiero hablar de eso", le dijo, pero la tronista insistió en que tenían que aclarar muchas cosas respecto a ese tema, que para ella eran importantes.
Al ver que no tenía escapatoria, Leo le contó el motivo del mal rollo: "Todo parte de un comentario que me hizo él, yo le dije que el abrazo y el beso me habían chocado un poco y el me contestó: 'No, es que nosotros ya habíamos quedado tres o cuatro veces'. Entonces, a mí no me va a dejar por mentiroso", explicó.
 
"El no puede decir eso porque sabe que es echarse un montón de tierra encima porque no es cierto" , le contestó Noel, diciéndole también que todo podía haber sido un malentendido, aunque Leo no pensaba igual.
 
Lo que más le importaba al pretendiente era Noel y quiso dejárselo claro con una metáfora: "Yo voy más lento que los demás, pero te voy a poner el ejemplo de la tortuga y la liebre: la liebre empezó a correr, se confió y se sentó debajo de un arbolito a echarse la siesta. Entonces vino la tortuga, hizo 'pin, pin, pin' y ganó. Pues yo me veo así", le dijo.
El chico estaba realmente ilusionado con Noel, tanto que le dijo que ya se había imaginado llamando a su madre y diciéndole: "Ve cociendo las gambas que yo llevo el arroz", le contó entre risas.
 
Noel no tenía las cosas tan claras como Leo: "Tienes una reacciones muy chocantes, cuando son buenas, son muy buenas, pero cuando son malas, son muy malas. Has tenido varias reacciones que me han descolocado", le aseguró. El pretendiente le preguntó, entonces, si lo que sentía era desconfianza o lo que le molestaba era que estuviera picado, precisamente, con Luismi. La tronista le explicó que era más lo segundo, porque no entendía porque atacaba a su compañero de una forma tan gratuita y sin venir a cuento.
 
 
Leo se defendió asegurándole que todo tiene un motivo, pero que había cosas que prefería no decir: "He querido ser caballero y no decir cosas que no debo decir", afirmó y añadió: "No tengo nada en contra de él pero no me lo creo, es más, si te puedo prevenir de algo, que yo intuyo y me equivoco bien poco, lo voy a hacer", le dijo, con un tono muy serio.
 
Además, a Leo no le gustó nada que el día que Luismi llegó, cuando algunas personas se pusieron en su contra, se levantara y dijera que no le importaba irse, "Pues tantas ganas de conocerte no tendrá, porque yo estuve los otros días mal, pensando en irme pero no lo hice, porque yo lucho", aseguró, aunque reconoció que si se daba cuenta de que se había equivocado con Luismi no tendría problema en pedirle disculpas. Noel, antes de despedirse, le pidió algo: "Relájate, ataca cuando te ataquen y siendo consecuente", le dijo.
 
Tras la cita, Noel comentó que se había quedado igual que al principio de la cita, ya que le había pedido que le aclarara lo que sucedía con Luismi, pero no le había dicho nada nuevo. Además, reconoció que con Leo no tenía feeling: "Me falta algo con Leo y veo muy difícil que pueda llegar a algo más", afirmó. Leo seguía pensando lo mismo sobre su compañero pero prefería pensar en él y en Noel: "Yo sé que hay otras personas por delante pero voy a seguir luchando hasta que Noel me lo permita", aseguró.