Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noel: "Quizás, Rubén me esté empezando a gustar un poquito"

La tercera cita de Noel y Rubén fue una cita muy importante para ellos. Para Rubén porque pudo despejar muchas dudas que tenía en la cabeza, sobre la desconfianza de la tronista hacia él y sobre la sombra planeadora de David Morales. Para Noel porque este encuentro había servido para que se diera cuenta de que Rubén podría estar empezando a gustarle.
Rubén estaba muy afectado por todo lo que se había comentado sobre Noel y David Morales, por eso no dudó en decirle: "Me he sentido indignado, por un lado, y dolido por otro", y se explicó: "Pienso que no has olvidado a David Morales, te lo digo de verdad, te soy sincero. Me he sentido dolido e incluso celoso al ver la cara que ponías cuando has visto el vídeo".
Pero no era sólo por esto por lo que Rubén estaba molesto, el hecho de que Noel reconociera que ninguno de sus pretendientes le gustaba y que con ninguno de ellos tenía feeling le hacía pensar, pero lo que realmente le molestaba era que no confiara en él. Noel lo entendió por eso quiso pedirle disculpas y aunque él le dijo que no tenía que disculpar sus sentimientos, ella prosiguió: "Si en algún momento veo que esto no tira para adelante quien sobra en el programa soy yo", le dijo, muy seria.
El pretendiente se quedó sorprendido, por eso prefirió cambiar de tema y preguntarle los motivos por los que Noel no confiaba en él, ella le contestó: "No lo sé, a lo mejor puede ser por la situación de que los dos nos estamos riendo todo el rato". Rubén no entendió muy bien esos motivos, pero no se lo pensó: "Bueno, esa confianza hay que ganarla".
La tronista le confesó que la confianza hay que ganarla con el tiempo, pero también le reconoció que podría haber sucedido que hubiera confiado en personas que no se lo merecían y hubiera desconfiado de personas que se lo merecían, pero añadió: "A lo mejor he desconfiado de esas personas porque me importan un poquito más".
Rubén sabía que a Noel le apasionaba la playa, por eso quise regalarle una cajita con arena del Caribe, algo que entusiasmó a la tronista. Pero no se quedó ahí la sorpresa, ya que el pretendiente quiso hacerle unas fotos que le servirían para un regalo futuro, y claro, Noel posó encantada.
Tras la cita, Noel hizo una confesión: "Quizás, Rubén me esté empezando a gustar un poquito", aunque no quiso afirmarlo reconoció que el feeling y el tonteo necesario para que pudiera sentir algo "Lo tengo con él". Esta cita fue muy importante para la tronista, porque a parte de sentir que "La cosa estaba empezando a funcionar", aseguró que ya no desconfiaba del chico.
Rubén estaba muy contento, porque para él había sido muy importante poder aclarar y solucionar todas las dudas que le rondaban por su cabeza. Además, el pretendiente también era consciente de que Noel le estaba empezando a gustar.