Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Objetivo: hacer sonreír a Silvia

Fabián llegó a su cita con la intención de que Silvia pasara un buen rato y se olvidara de la marcha de Maikel de plató. La llevó a unos recreativos y se pusieron a bailar. El pretendiente estaba satisfecho por haber conseguido su objetivo y Silvia le aseguró que ya venía contenta. Eso sí, la cita les acercó un poquito más y la canaria ha colocado a su doble de Nacho Vidal el podium de los ganadores.
intentar pasar un rato divertido en unos recreativos
 
 
 
 
Fabián consiguió su objetivo y Silvia pasó un buen rato. Pero después del baile llegó el momento de conocerse un poquito mejor y hablar lo más pegaditos posibles. El pretendiente se interesó por su estado de ánimo y Silvia le aseguró que ya había llorado todo lo que tenía que llorar y que había que seguir adelante. Fabián indagó un pelín más y se encontró con que su tronista no estaba dispuesta a perder el tiempo hablando de Maikel.
Y la verdad, es que tampoco hablaron mucho más. Silvia admiró la valentía de su compañera de trono y Fabián le dijo que disfrutara de los chicos tan fantásticos que tenía de pretendientes. La cita llegó a su fin y Fabián fue claro: "Odio ver como te marchas pero me encanta mirar como te vas". La pareja no necesitó más para salir con una gran sonrisa de la cita y reconocer que Fabián ya estaba colocado en un lugar privilegiado del ranking de Silvia.
Ya en plató, Tamara aseguró que en el reinado de todo tronista hay un momento para tomar decisiones y que todos los pretendientes de Silvia, excepto Maikel se podían marchar a su casa porque ya estaba todo el pescado vendido o el tocino como dice Pedro. Manuel y Sergio se tomaron las palabras de Tamara al pie de la letra y se quitaron los cartelitos con su nombre. Los pretendientes no estaban dispuestos a calentar la silla ni un minuto más.
Silvia se mostró encantada con esta decisión y aseguró que se habían adelantado a su decisión de expulsarlos.